Se dice árbitra. Por Gorka Pérez

Aunque estén acostumbradas no lo llevan bien. Es imposible que lo hagan. Y menos por el hecho de ser lo que son, mujeres, atacadas simplemente por serlo, nada más. La avalancha de insultos machistas que recibió el pasado 22 de febrero Laura Jiménez, la árbitra asistente que dirigía junto a sus dos compañeros el encuentro entre el Tesorillo y el Jédula, de la Segunda andaluza, (“ojalá Franco levantara la cabeza y os mandara a vuestro sitio, que es la cocina”; “deja el banderín, los únicos palos que puedes agarrar son de fregonas y de pollas”), y que se saldó con una multa de 50 euros para el conjunto local, han vuelto a dejar claro que la figura de la mujer en el fútbol, vestida de negro y sujetando un banderín o determinando a golpe de silbato los límites de lo que ocurre entre 22 futbolistas, sigue sin ser aceptada en un deporte que, según datos del Consejo Superior de Deportes, supera las 855.000 fichas federativas (40.000 de ellas mujeres).
En la actualidad, de los 15.669 árbitros registrados por el Comité Técnico de Arbitraje, 544 son mujeres, poco más del 3%. “Si le preguntas a un chico que quiera ser árbitro a quién le gustaría parecerse te soltará unos cuantos nombres, una chica no. No hay un espejo en el que mirarse y es probable que empiece a pesar: ¿Qué hago yo aquí si ninguna lo ha conseguido?”, reflexiona Paloma Mata, excolegiada y autora del estudio Árbitra no me ha llamado nadie, premiado por la Universidad de Cantabria. Durante los cinco años que se mantuvo en activo supo lo que quería. “Soy educadora social y hay cosas que tengo claras, como que el fútbol a ciertos niveles es un negocio, por eso solo quería trabajar en el deporte base y no ascender”, confiesa. Pero ni siquiera dirigiendo partidos de benjamines (8-9 años) se libró de escuchar desde la grada que tenía celulitis o que mejor estaba en su casa fregando. Para su sorpresa, todo en boca de la madre de uno de los jugadores. “Que una mujer te lo diga duele el doble, en vez de apoyarnos lo que hacen es hundirnos más”.
Judit Romano comenzó a arbitrar en 2001 y actualmente sigue en activo dirigiendo encuentros en Segunda. Catorce años acudiendo a un campo de fútbol. “Parece que a la gente le resulta muy divertido hacer ese tipo de comentarios cuando quien está ahí trabajando es una mujer. Tienes que crearte una coraza y decirte a ti misma que estos cavernícolas no pueden afectarte. Quienes nos dedicamos a esto somos por lo general gente fuerte”, advierte. Sin embargo, no quiere que nadie de su familia vaya a verla al campo, “para que no lo pasen mal”.
Desde hace dos años, en el fútbol escolar vizcaíno se impulsó la figura de la tarjeta negra. Un elemento con el que cualquier árbitro puede amonestar al público si considera que su comportamiento no es el adecuado. Si muestra la segunda cartulina el partido se suspende. Sarai Dios tiene 24 años, lleva jugando a fútbol desde los nueve como portera, es árbitro desde hace dos y la temporada pasada enseñó dos tarjetas negras durante un partido de infantiles (12-13 años). “¡Vete a la cocina que este no es tu sitio!”, le gritó una mujer desde la grada. “¡Me vas a comer el rabo!”, se sumó uno de los jugadores.
“Expulsé al entrenador local y un padre saltó al campo para increparme. Cuando salía del campo un hombre me dijo que lo había grabado todo y que me preparase. Dos chicos que iban a jugar después me defendieron. Entré al vestuario y rompí a llorar de la rabia. Después el delegado del equipo visitante me acompañó al coche”, relata con una fortaleza sorprendente.
¿Cómo se podría solucionar un comportamiento machista tan arraigado? “Deberían implementarse protocolos contra cualquier cosa que promueva la violencia. No es que lo diga yo por ser mujer y quiera algo especial para nosotras, cualquier cuestión que promueva diferencia o violencia debe ser erradicada del deporte en general”, apunta Romano. “Que sancionen a alguien con 50 euros nos hace más daño que el propio insulto. Tenemos que fomentar que la mujer esté en el terreno de juego”, reclama Sarai Dios. “Si educásemos a los niños cuando son pequeños, al ser adultos la cosa sería más sencilla”, concluye Mata.
Por el momento ninguna mujer ha conseguido dirigir ningún encuentro de Liga de Primera División. Que eso sucediera, 142 años después de que se jugase el primer partido de fútbol de la historia, por ejemplo, sería un gran síntoma.
Noticia e imagen: http://deportes.elpais.com/

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.