Cuando el futbol paralizó una guerra mundial

arbitros-futbol-guerra-navidad

Realidad o leyenda pero algo sí que sucedió en algún lugar del frente durante la Primera Guerra Mundial.
Según versiones publicadas, durante los días 24 y 25 de diciembre de 1914, en plena batalla, los combatientes franceses, alemanes y británicos cesaron en su lucha para encontrarse en tierra de nadie, en terrenos situados entre dos trincheras enemigas que ningún bando quería ocupar, para charlar, descansar, e intercambiarse alimentos, bebidas, cigarrillos, noticias y regalos, según las necesidades. Los testimonios de la prensa y de soldados presentes afirman que, aunque fuera durante unas horas, el mundo pareció detenerse en pos de la paz bajo canciones de Navidad en diferentes idiomas. Y que se llegaron a celebrar partidos de fútbol con los combatientes entremezclados...
Así lo relata uno de los soldados británicos presentes, en el reportaje de la BBC ‘Paz en tierra de nadie’, de 1981:
"Como a las 7 o las 8 de la tarde, vimos algunas luces brillando en la oscuridad y de repente les oímos cantando Noche de Paz -Stille Nacht-'. Me levanté para ver qué sucedía, y todos mis compañeros hicieron lo mismo. Cuando terminaron, les aplaudimos, y decidimos que era nuestro turno para cantar un villancico. Y cuando terminamos, fueron ellos quienes nos aplaudieron, y cantaron otro. Así estuvimos unos minutos, hasta que nosotros comenzamos a cantar 'Adeste Fideles'. Entonces, los alemanes se unieron a nosotros pues la letra era en latín. Pensé que era algo extraordinario. Las dos naciones cantando el mismo villancico en mitad de la guerra.
Entonces empezamos a asomar nuestros cabezas sobre las trincheras, preparados para saltar en caso de que dispararan. Pero no dispararon. Y vimos cómo algunos alemanes también se levantaban, sin llevar armas, y nosotros tampoco disparamos. A partir de aquí comenzamos los movimientos.
El siguiente movimiento fue que algunos hombres salieron de sus trincheras, sin armas, brazos en alto, para encontrarse con sus oponentes en zona neutral. Se dieron la mano, e intercambiaron algunos objetos.
Hubo partidillos, pero esa fue una de las diferentes maneras que hallaron para disfrutar durante ese breve tiempo".
Desde Alemania se mantiene como veraz la versión de la carta redactada por el Teniente Kurt Zehmisch, del 134 regimiento de infantería del ejército alemán, quien afirma que "los ingleses sacaron un balón de fútbol de sus trincheras, y de inmediato nos pusimos a jugar un partido. Qué maravilloso fue aquello, a la vez que realmente extraño".
Aunque existen dudas de estos hechos, lo que parece evidente entre unos relatos y otros es que, efectivamente, hubo fútbol. Hubo partidillos, o chutes, o simples toques, entre soldados enfrentados durante aquella pequeña tregua de navidad. 
El 17 de diciembre de 2014 la UEFA conmemoró en Ypres, Bélgica, el centenario de la tregua de Navidad de 1914, y se levantó un monumento en el mismo sitio en el que se disputó un improvisado duelo futbolístico.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.