Tras una noche de excesos: quemarlo todo o descansar


Después de la fiesta de fin de año ¿es mejor quedarte en casa y descansar o estrenar el 2017 pegándote un buen tute de deporte?
Aunque a priori nos pueda parecer una buena idea calzarnos las zapatillas y salir a correr para quemar esas calorías extras, “si hemos dormido poco y hemos hecho unos excesos considerables, lo mejor es descansar ese día y comenzar el día siguiente”, opina Mario Peña, entrenador personal de Estudio LIFE. “Nuestro cuerpo puede estar demasiado fatigado, y estresarlo puede llegar a ser contraproducente”. Un estudio de la Universidad de Helsinki (Finlandia) halló que entrenar inmediatamente después de una intoxicación de alcohol o con resaca rebaja drásticamente los niveles de azúcar en sangre. La hipoglucemia puede producir mareos, temblores y cefalea.
Si no te has pasado
Por el contrario, si los excesos no han sido mayúsculos y nos apetece hacer un poco de ejercicio, no hay motivos para no hacerlo. Podemos entrenar como lo hacemos habitualmente, pero para Giacchetta, “lo ideal sería optar por ejercicio físico sin impacto para nuestro cuerpo, como nadar o dar un paseo en bici a intensidad moderada”. Otra opción puede ser centrarnos en “trabajar los músculos pequeños, principalmente del tren superior, con ejercicios de bíceps y tríceps”, propone Mario Peña.
La actividad física (como el ejercicio aeróbico) después de una comida copiosa no solo repara la disfunción arterial causada por las grasas de la comida sino que deja las arterias mejor que antes de la comida, según un estudio de la Universidad de Indiana (EE UU).
¿Cuándo?
El momento del día más indicado para ejercitarnos también dependerá de las horas que hayamos dormido y los excesos de la cena. “Si no bebiste demasiado, conseguiste acostarte temprano y dormiste unas ocho horas, entrenar por la mañana puede ser una muy buena opción. En caso contrario, es preferible descansar bien y entrenar mejor por la tarde”, aconseja Martín Giacchetta.
Otra recomendación de los expertos, aunque todavía sintamos nuestro estómago lleno al despertar, es comer al menos una pieza de fruta antes de realizar ejercicio físico por la mañana. “El entrenamiento en ayunas está indicado principalmente para aquellas personas que practican deportes de resistencia en los que tienen que acostumbrar al cuerpo a realizar esfuerzos sin glucógeno”, explica Mario Peña. Para el resto, como norma general, el entrenador personal afirma que “mejor comer un poco antes para poder rendir al cien por cien y conseguir un gasto calórico mayor”.
Noticia e imagen: Diario As

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.