Futbolista indonesio suspendido de por vida tras golpear a un árbitro


Las autoridades deportivas indonesias sancionaron de por vida al futbolista Pieter Rumaropen por golpear violentamente a un árbitro en la cara después de que éste pitase un penalti en contra de su equipo, informaron los medios locales.

Rumaropen, delantero de 29 años que milita en el Persiwa Wamena, equipo de la Superliga indonesia, fue expulsado de la competición para siempre por "ensuciar la imagen del fútbol", según declaró la comisión de disciplina deportiva indonesia.

El incidente ocurrió el pasado domingo, durante un partido del campeonato doméstico que disputaban el Pelita Bandung Raya y el Persiwa Walmena.

En el minuto 82 del partido, con resultado de empate 1-1, el árbitro Muhaimin pitó un penalti a favor del Pelita Bandung Raya, que jugaba como local.

La decisión provocó que Rumaropen se lanzase enfurecido contra el colegiado y le golpease con su puño izquierdo en la cara sin que sus compañeros pudiesen impedirlo.

El jugador fue expulsado por un árbitro asistente mientras que el colegiado, que sangró abundantemente, tuvo que ser trasladado al hospital, donde los médicos le aplicaron cuatro puntos de sutura en el labio. 


"Es una acción terrible que no podemos tolerar. Ha ensuciado la imagen del fútbol indonesio a nivel internacional y espero que esta sanción repare el daño causado", declaró Hinca Panjaitan, jefe de la comisión disciplinaria de la Federación de Fútbol de Indonesia tras anunciar la sanción.

El Persiwa Walmena ha asegurado que el culpable está arrepentido y ha anunciado que recurrirá el castigo por considerarlo "desproporcionado".

Se trata de la primera sanción de este tipo que recibe un jugador indonesio desde 2008, cuando otros cuatro futbolistas profesionales fueron apartados de la competición tras patear a otro árbitro y bajarle los pantalones.

El mes pasado, el fútbol indonesio logró evitar que la FIFA llevase a cabo la amenaza de prohibirle participar en las competiciones internacionales después de llegar a un acuerdo in extremis para fusionar las dos ligas paralelas que existían hasta la fecha.

Las disputas y las sospechas de corrupción y amaños han ahuyentado a los patrocinadores a pesar del potencial demográfico de Indonesia, un país con 240 millones de habitantes y una emergente pasión por el fútbol.

Indonesia, que sólo ha tomado parte en el Mundial de fútbol de 1936 -cuando todavía era una colonia holandesa- ocupa en la actualidad el puesto 170 de la clasificación de la FIFA.
Noticia e imagen:http://www.eluniverso.com/

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.