La preparación física de un árbitro

¿Te has preguntado alguna vez qué hace un árbitro de fútbol durante la semana? o ¿Qué tipo de pruebas se deben superar para poder dirigir un encuentro de fútbol?

El árbitro de fútbol puede ser considerado a efectos prácticos un atleta más, como cualquier jugador, ya que dedica mucho tiempo a preparar su cuerpo para soportar grandes esfuerzos durante cortos periodos de tiempo (ejercicio anaeróbico).

Un contragolpe o un partido de ida y vuelta, como coloquialmente se le denomina en televisión, es un estilo de juego que requiere mucho esfuerzo por parte de los jugadores y también del trío arbitral, pues la ventaja de un defensa central, por ejemplo, es que cuando su equipo está atacando puede estar parado y atento, pero a la vez descansando. Esto es algo que un árbitro nunca puede hacer, no se puede permitir el lujo de detenerse ni un segundo ya que, si se despista un segundo, puede ocurrir la jugada que marque un punto de inflexión en el partido, para bien o para mal.

Para que el desempeño de la labor arbitral se realice de la manera más eficaz posible, es necesario un trabajo previo al partido; durante la semana el ejercicio físico es un básico del día a día. Un entrenamiento típico durante una semana debe respetar siempre la regla 3-1-2-1 donde sólo se pueden llevar a cabo tres días seguidos de ejercicio, un día de descanso y nuevamente dos días de ejercicio. A pesar de lo que la gente puede creer, el descanso entre entrenamientos es más importante incluso que hacer ejercicio todos los días, pues el cuerpo puede sufrir una sobrecarga y necesita reposar, por eso es recomendable seguir el siguiente refrán “El descanso entrena, el entreno cansa”.

Una semana de entrenamiento no estará bien realizada si en ella no se llevan a cabo los siguientes ejercicios cada día:

ü  Estiramientos.
ü  Calentamiento.
ü  Ejercicios de técnica de carrera.
ü  Entrenamiento/Calidad.
ü  Descanso/Vuelta a la calma.
ü  Abdominales, flexiones,…


Ejemplo tipo semana 1:


¿Te has planteado alguna vez qué pruebas tienen los árbitros de fútbol? Antes de hablarte sobre ellas debes saber que los árbitros de categoría nacional (esto es, desde 3ª División hacía arriba) tiene una reunión para hablar de nuevas directrices e interpretación de reglas que hayan surgido para la nueva temporada que se presenta. Además, se les hacen las primeras pruebas físicas (apto/no apto) para ver cómo están después del verano. A lo largo de la temporada tendrán lugar varias pruebas más, todo dependerá de si las van superando y si son aptos para subir de categoría.

Las pruebas a realizar son las siguientes:

Prueba de velocidad

 Consiste en hacer 6 series de 40 metros en el menor tiempo posible (el tiempo depende de la categoría, normalmente en menos de 6 segundos) y con un descanso entre series de 1 minuto y medio.



Prueba de resistencia

Consiste en realizar un mínimo de 10 vueltas a una pista de atletismo o 13 como máximo para conseguir ascensos. El árbitro correrá 150 metros en 30” y 50 metros en 35” andando así hasta completar las 10 vueltas. El árbitro que no entre en las caminatas en el momento del pitido de los tiempos estipulados estará fuera de la prueba. Esta prueba puede variar a la realización de una serie única de 2.000m.


Prueba de Campo

El árbitro deberá, en un terreno de un cuadrado de 50 x 50, metros correr una diagonal de frente, luego carreras laterales, harán un zig - zag de conos otra carrera diagonal de frente y se terminará de espaldas. El tiempo máximo para esta prueba será de 54 segundos.


Hacer los tiempos por encima de lo que tenemos estipulado es considerado como estar no apto. Si en alguna de las pruebas eres no apto no podrás realizar la siguiente. ¿Qué ocurre cuando no superas las pruebas físicas? Deberás ir a la convocatoria extraordinaria que se fechará aproximadamente un mes después, durante todo ese tiempo no serás nombrado para dirigir un partido de fútbol.

Además de estas pruebas físicas, los árbitros realizamos unos exámenes teóricos, de reglas de juego y estatutos (RFAF o RFEF), supuestos de un acta de un partido de fútbol, una liquidación (hoja de gastos de dietas, kilometraje y derechos de arbitraje) y unos videos-­test. Todo esto se realiza en una concentración que tiene lugar (en categoría 1ª División Andaluza) dos veces al año (diciembre y abril) y para aquellos que hayan obtenido los mejores resultados un curso de ascenso a 3ª División que se realiza en el mes de junio.

Como podéis comprobar, detrás de la figura del árbitro hay una preparación que puede ser considerada de atleta, como la de cualquier jugador de fútbol. Que al final de un partido se acerquen los jugadores para felicitarte por tu actuación es algo que se agradece y que ve recompensado el trabajo físico y teórico que realizamos. Como cualquier persona, todos erramos, pero en el fútbol es muchas veces lo único que queda, los errores son más nombrados que los aciertos, están más mediatizados.

El estado físico de una árbitro es importante para el correcto desarrollo del juego, pero además un árbitro también tiene que estar bien preparado psicológicamente.

José Manuel Bustamante Castaño. Diplomado en Psicología y Árbitro


Noticia e imágenes: http://blog.futbol.decathlon.es/

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.