Fútbol, psicología y otras disciplinas. Por Miguel Ángel Martínez Ruiz

Para comprender cabalmente el fútbol se debe partir de los conocimientos que nos proporciona la psicología, entre otras disciplinas.

El fútbol ha adquirido en los últimos cincuenta años una importancia fundamental en la sociedad, como lo confirman las observaciones realizadas por Norbert y Dunning: “Rivaliza con el sexo como tema recurrente y frecuente frente a otros de interés y debate dentro de los temas que manejan los círculos de varones en las sociedades de todo el mundo.” “Es tan importante como muestra de poder que se ha usado el boicot deportivo como arma en las relaciones geopolíticas.” También el sociólogo inglés Kitchin eleva al fútbol a la categoría de “el único idioma mundial aparte de la ciencia.”

Los comentaristas de los medios hablan de estrategias, preparación física, motivación, reflejos, juego de conjunto, propuesta del equipo, coordinación, jugadas de pizarrón, apoyo de la afición, liderazgo, resistencia y velocidad de los jugadores, manejo de los tiempos, capacidad para reaccionar cuando se va perdiendo, reclamos al árbitro, aprovechar los errores del equipo contario, concentración, agresividad bien entendida, violencia, conflictos entre los jugadores, los directivos o el cuerpo técnico, mantener el ritmo, oportunidad, continuidad de las jugadas, experiencia, edad de los jugadores, etc.

Todas estas variables y otras más han sido estudiadas cuidadosamente por los especialistas en la psicología del fútbol, se mencionan algunas a las que se les da mayor importancia: Cohesión grupal, efectos de la audiencia cuando se juega en casa, efectos de los medios masivos de comunicación, agresión y violencia dentro o fuera de las canchas, autoestima y rendimiento del futbolista, rehabilitación de lesiones, asesoría al cuerpo técnico, aplicación de técnicas motivacionales, liderazgo, manejo adecuado del autoconcepto, prevención de adicciones, el fenómeno del uso de sustancias prohibidas, etc.

Los aspectos fundamentales que aborda el estudio psicológico del fútbol son múltiples por la gran cantidad de variables económicas, sociales, políticas, culturales, educativas, etc., relacionadas con la práctica de este deporte, sobre todo cuando se trata el fútbol profesional. Pero, independientemente de la visión del fútbol como negocio que sustenta la FIFA (Fédération Internationale de Football Association), existen cuestiones, factores o circunstancias inseparables de cualquier encuentro deportivo:
  •  RESISTENCIA: alta tolerancia a la frustración, motivación interna, concentración de la atención, mecanismos psicofísicos de recuperación, autoconfianza y autodisciplina. 
  • COMBATE: regulación temperamental, persistencia, pensamiento táctico, velocidad de reacción alta, percepción visual y tolerancia psíquica al dolor. FUERZA RÁPIDA: control del stress, coordinación psicomotriz, velocidad de reacción, valor-decisión y aspiración de logro (triunfo).
  • DEPORTES CON PELOTA: pensamiento táctico, concentración y distribución de la atención, coordinación psicomotriz, empatía grupal, control emocional y control de la ansiedad. 
  • COORDINACIÓN Y ARTE: coordinación psicomotriz, capacidad de representación ideomotora, persistencia, control emocional, alta concentración en la atención y valor-decisión.

El fútbol es un deporte de conjunto con pelota cuya práctica requiere desarrollar las habilidades deportivas enunciadas. Según Riera, “el fútbol pertenece a la categoría de deportes con oposición y colaboración donde cada jugador, el balón, los contrincantes y los compañeros forman parte de la interacción deportiva a manejar y conocer lo más posible, para lograr los resultados esperados.”

Resulta lógico considerar que el triunfo o la derrota de un equipo de fútbol puede estar determinado por las siguientes condiciones, conforme al criterio de Krivenko: alto grado de preparación y entrenamiento, sentirse bien el día del partido, suficiente experiencia y participación en competencias, exitosa participación en los partidos, comprensión mutua y unidad dentro del equipo, conocimiento del contrario y valoración correcta de sus fuerzas y posibilidades, comportamiento del entrenador: tranquilo, seguro y con autoridad.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.