Las Celebraciones en el Fútbol

Está permitido que los jugadores expresen su alegría cuando sus compañeros marcan un tanto puesto que esta práctica hace parte del fútbol y el no autorizarla haría ver la anotación como un “jardín sin flores”; no obstante, la celebración no deberá ser excesiva. El reglamento del balompié permite celebraciones razonables, sin embargo, no se deberá alentar la práctica de festejos coreografiados si éstos ocasionan una pérdida de tiempo innecesaria.

Sepa diferenciar
Lo que queda claro es que los jugadores pueden festejar siempre que lo deseen y “debe permitirse cuando esto no constituya un abuso, una burla al adversario, una pérdida de tiempo o induzcan a la violencia”, comenta el Dr. Carlos Alarcón, presidente de la Comisión de Árbitros de Sudamérica al ser consultado sobre este tema, además acota que “lo que debe reprimirse es el festejo desmedido, y en estos casos es cuando los árbitros deberán intervenir”, pero ¿Dónde termina lo normal y comienza lo exagerado? la respuesta a este interrogante es la que tiene que conocer el árbitro.
Festejo desmedido
Se entiende por festejo desmedido, cuando un jugador extrema, dramatiza o se excede en la celebración, la FIFA ha dado claros ejemplos sobre este tema, “pero, como siempre pasa, lo que no está en esos ejemplos confunde a los árbitros; con que el jugador haga una cosa un poco diferente, los silbatos ya se quedan sin saber qué hacer y ahí es cuando vienen los abusos”, explica el Dr. Alarcón. Se ha dado como ejemplo de festejos desmedidos, treparse a las alambradas, colgarse de las redes, saltar sobre las vallas
publicitarias, hacer festejos coreográficos como trencitos, bicicletas, inodoros y simular peleas. En estos casos siempre que un jugador lo haga se hará acreedor a una tarjeta amarilla.
Buenas celebraciones
No obstante hay otras celebraciones como, realizar bailes de todos los tipos, sacarse el zapato de fútbol y utilizarlo como teléfono, el que los compañeros lustren los botines, hamacar a los hijos en los brazos, botarse a la grama como si fuera piscina, meterse el balón bajo la camiseta, cargar a los compañeros, echarse sobre los compañeros que están en el piso etc, que en principio no deben ser consideradas festejos desmedidos, excepto, por supuesto que duren más tiempo de lo normal, de ser así entrarían en la pérdida de tiempo y tendrían que amonestarse.
Prevenga o reprima
“En el fútbol siempre está permitido el arbitraje preventivo”, opina el Dr Carlos Alarcón “y en ese sentido el buen árbitro previene las cosas antes de que ocurran para no tener que llegar a reprimirlas, esta es una técnica de conducción permitida y recomendada por la FIFA. En este contexto, el árbitro puede adelantarse a los acontecimientos y cortar inmediatamente los festejos desmedidos si le es posible antes de que se produzcan, con advertencias verbales o gestos corporales claros”. Para rematar el tema el Dr. Alarcón concluye “se puede prevenir en la celebraciones y si no se alcanza a hacerlo se debe reprimir con el castigo correspondiente”.  

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.