El agresor de un árbitro, condenado a alfabetización y vigilancia

El juzgado de Menores de Sevilla ha condenado a un año y medio de libertad vigilada a un futbolista de 17 años que disputaba un partido juvenil y agredió al árbitro, en una sentencia que incluye la obligación de asistir a un curso de alfabetización e indemnizar al lesionado en 600 euros.
La agresión tuvo lugar en un partido del Grupo Primero de la Preferente Juvenil Sevillana disputado el 1 de marzo de 2009 en Benacazón (Sevilla) entre el Real Betis y el AD Cerro del Águila.
No saber perder
El colegiado M.M.R., de 34 años, tuvo que ser atendido en un centro hospitalario tras ser agredido a patadas y puñetazos en el minuto 50 de partido, cuando el resultado reflejaba 1-0 a favor del juvenil bético y el árbitro expulsó a un jugador del Cerro. Fue entonces cuando varios jugadores del Cerro, equipo que ejercía de visitante, agredieron al árbitro, quien cayó al terreno de juego como consecuencia de las patadas y puñetazos que sufrió.
Año y seis meses de libertad vigilada
El menor de edad R.S.F. ha sido condenado por el Juzgado de Menores 3 de Sevilla a un año y seis meses de libertad vigilada, según ha informado a Efe el abogado del colegiado, José Ignacio Bidón, en una sentencia que incluye asistir a un curso de alfabetización.
La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, explica que el curso de alfabetización resulta "de todo punto necesario" a fin de que el joven "adquiera las habilidades, capacidades y aptitudes necesarias para un correcto desarrollo personal y social".
el pecho del colegiado
El menor de edad, según la sentencia, dio una patada en el pecho al colegiado, "clavándole los tacos de la bota de fútbol, haciéndole caer al suelo y una vez ahí, tanto éste como otros jugadores le agredieron con numerosos puñetazos y patadas". Ello le causó lesiones que tardaron en curar treinta días y le obligaron a estar otros quince días impedido para sus ocupaciones habituales.
Otras cinco personas que son mayores de edad siguen imputadas por estos hechos en el juzgado de Sanlúcar la Mayor (Sevilla), que en breve abrirá la fase de juicio oral, ha añadido el letrado.
Bidón ha precisado que el árbitro, después de esta agresión, consultó con su familia y decidió dejar para siempre el arbitraje deportivo.
El letrado, que durante 24 años ejerció como árbitro, ha expresado su satisfacción por esta sentencia ejemplarizante, que se dictó con la conformidad del joven acusado y por lo tanto no es recurrible.


2 comentarios:

  1. ayy k ver la gente a ver si paran ya las agresiones que verguenza:-S

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.