print this page
Noticias

Gracias: 60.000 visitas en Agosto

Gracias a nuestros seguidores, nuestra web seguirá informando del mundo arbitral y por nuestra parte estaremos ahí para seguir con la actualidad arbitral.
Para ello he reformado algunas pestañas y otras están en proceso de actualización. Intentaremos que la web sea a gusto de nuestros seguidores.

0 comentarios

Un árbitro que se retira respetado

El deporte es un modo de vida y eso casi no admite objeciones. Pero también se necesita de quien haga cumplir las reglas: un árbitro. Tal vez el personaje menos querido, y sólo algunas veces respetado.
Nunca pude entenderlo. Esa cuestión de tres tipos vestidos de negro ingresando y el insulto y la silbatina generalizada de todo un estadio, como si tratara de la llegada de los enemigos más recalcitrantes que alguien pueda imaginar.
Tres hombres impávidos mirando al frente como si nada pasara, con el que va al centro de los tres portando la pelota con la que habrá de disputarse un partido de fútbol. Nunca pude comprender esa actitud hostil "por si acaso", por lo que pudiera venir, en 90 minutos de un partido cualquiera.
Algo que ni siquiera tiene explicación en esa presunta pasión que el juego genera que, dicen, mantendría en 180 las pulsaciones de los protagonistas, y también de los hinchas.
Insultos a la familia, sin obviar madres y hermanas de los réferes de fútbol; y a veces, también, la agresión física artera y casi siempre anónima y solapada de la que es imposible defenderse.

¿Por qué árbitros?
Es incomprensible la actitud de la turba -que en eso se convierte una multitud masificada y sin razón-; pero tampoco es posible percibir por qué alguien tiene esa necesidad de exponerse. Estarán los que sienten vocación por imponer justicia, o los que arbitran por una necesidad económica -por qué no-, y algunos que encuentran una posibilidad de estar cerca de un deporte que les gusta y del que no pudieron ser partícipes directos, como jugadores, por la circunstancia que fuera.
Se me ocurre, además, que hay una cierta cuota de masoquismo en quienes sienten los insultos golpearles la cara, y los aceptan -o los toleran al menos- como un desafío más en su responsabilidad de impartir justicia en una cancha. Porque me parece que es imposible no tratar de mirar a los ojos al que insulta, como preguntando por qué... En ese contexto se mueven los jueces de fútbol.

Pocos son reconocidos.
Algunos árbitros, tal vez los menos, superan el paso por la profesión con cierto prestigio, y consiguen un reconocimiento que -aunque los insultos siempre existirán- los ubica cerca de la consideración que a veces tienen los buenos jugadores de fútbol. Si pensamos en el orden nacional puede decirse que Horacio Elizondo, Héctor Baldassi y alguno que otro más, superaron la media y son registrados como personajes importantes del deporte y son respetados. Eso es, respetados.
¿Y en nuestro fútbol lugareño? Obvio, todo tiene menos trascendencia que ese fútbol profesional con el que nos atosigan todo el tiempo por TV, pero también tiene sus peculiaridades. Como por ejemplo -en el caso de los árbitros- ingresar a una cancha y advertir que, muchas veces los insultos vienen de caras más o menos conocidas, con las que al otro día probablemente se puedan volver a encontrar en las calles. Y esto, de alguna manera, podría aparecer aún como más violento, considerando que los que llegan a la agresión verbal son algo así como vecinos que pueden ser perfectamente identificados, porque no alcanzan a hacerse anónimos entre una multitud que casi nunca se reúne en nuestros estadios.

El agrimensor árbitro.
Alejandro Javier Juan (42) -el árbitro que "no tiene apellido"-, es un caso particular, porque podría decirse que ha superado la media general y consiguió el respeto de la gente. Más allá que tampoco, como todos, no pudo eludir los insultos que algunos pretenden es parte del folklore del fútbol.
Alejandro es, en su vida privada, agrimensor, y abrazó el arbitraje casi impensadamente en Bahía Blanca, precisamente mientras hacía su carrera universitaria.
Casado con María Eugenia, tienen dos hijos, Santiago (10), precoz futbolista de La Barranca; y Sofía (6) a la que le gusta la danza. En su linda casa de la zona quintas, la familia completa participa de la charla con Alejandro, y por allí aporta algún que otro dato. "A veces, cuando las cosas no le salían del todo bien en un partido venía un poco serio, igual que si pasa alguna cosa en el trabajo, pero en general es bastante tranquilo", lo define su esposa.

El fútbol y el estudio.
"Mi padre se llama Hugo, es jubilado del Servicio Penitenciario; y mi mamá Adelina; y mi hermano menor Sergio vive en Mar del Plata. Vivíamos en Colonia Escalante, y fui a la primaria a la Escuela 6; y a la secundaria en la EPET, donde me recibí de técnico electromecánico".
Alejandro jugó al fútbol en Deportivo Penales, en un equipo que integraban también "Carita" Durante, Pepo Seibel, Miguel Giuliani y el Monito Flores; y cuando el club dejó de hacer fútbol pasaron en bandada a Atlético Santa Rosa. Más tarde jugó en Rácing de Castex, en un tiempo que dirigía Juan Carlos "Colores" Facio, ícono del fútbol provincial. "Yo era delantero, encarador... pero después me dediqué por un tiempito al rugby. Vino la decisión de estudiar Agrimensura y me establecí en Bahía Blanca... un día llegaron a la universidad a ofrecer hacer el curso de árbitro de fútbol, y me inscribí. Empecé a dirigir a los juveniles en la Liga del Sur y fue un acierto porque con eso, con lo que me pagaban, me pude bancar los estudios", rememora. En 1998 logró el título de Agrimensor y regresó a Santa Rosa.

Dirigió 7 finales del Provincial.
Alejandro es una persona meticulosa y tiene a mano todas las planillas (o copias) de los partidos que dirigió: 223 de las ligas Cultural y Pampeana, y las 162 del Torneo Argentino que arbitró. Prolijamente ordenados los papeles muestran que -¡todo un récord-, le tocó dirigir en 7 finales del Torneo Provincial.
El primer partido en la Cultural en primera fue "un Deportivo Arizona 4 Winifreda 3 el 9 de mayo de 1999, y hubo dos expulsados y cuatro tarjetas amarillas", dice con una precisión asombrosa. De allí en adelante se convertiría en el mejor referí de la zona, casi sin discusión. Eso considerando que Pablo Giménez, otro referente de nuestro arbitraje -sí participó mucho en Torneo Argentino- casi no jugó en canchas pampeanas.

Cómo arbitraba.
Nuestros estadios lugareños no suelen exhibir tribunas prietas y rumorosas; pero Alejandro sí tuvo la suerte de arbitrar en canchas como las de Cipolletti, Estudiantes de Olavarría, Olimpo de Bahía Blanca, y también en otros escenarios mendocinos y sanjuaninos, donde sí se jugaba ante verdaderas multitudes.
¿Cómo arbitraba? Lo he visto en sus primeras épocas, y se podía decir que estaba cerca de la jugada, con excelente estado físico y que conocía a la perfección las reglas; aunque a veces se excedía en la utilización de la tarjeta amarilla. Obviamente el paso del tiempo le fue dando la cancha para ir manejando mejor los partidos y la relación con los protagonistas y se constituyó en uno de los mejores de la zona. En la última etapa -y se lo comenté- lo vi más permisivo; admitiendo que en algunas protestas los jugadores lo rodearan y lo "conversaran".
Señala que en general tuvo buena relación con los futbolistas, aunque reconoce algunos más mañeros "pero buena gente" (¿Sergio Guerra?); y menciona a otros como verdaderos caballeros. "Juan Carlos Aymú era un ejemplo", elogia.
Alejandro se ríe y lo admite: "Quizás sea verdad, te vas relajando un poco... y a lo mejor pasó algo de eso. Pero estoy muy conforme con lo que hice, porque mirá que hice kilómetros y kilómetros para ir a dirigir...".

Ruta, peligro.
"¿Si tuve miedo por lo que pudiera pasar en una cancha? La verdad que no, pero lo que daba miedo era la ruta, porque él mismo iba manejando y volvían enseguida de los partidos, cansados... De eso sí tuve miedo", cuenta María Eugenia. Y lo mismo dice Alejandro: "Es lo único, porque muchos compañeros de arbitraje, contemporáneos, perdieron la vida en las rutas... y eso sí era más peligroso que los partidos", completa.
En 2011 jugó su último partido de orden nacional: una final entre Atlético Coronel Suárez y Fortín Olavarría, a estadio lleno y por televisión para todo el país. El 4 de mayo de este año, en cancha de Belgrano, El Pelado Saffeni le iba a dar el triunfo a All Boys sobre los tricolores. El pitazo final del partido fue también el de la despedida de Juan.
"Estaba tranquilo. Podía haber seguido, por edad y porque me sentía bien, pero me parecía que ya había hecho todo lo que me propuse en el arbitraje y me fui feliz... Hoy estoy en otra etapa, buscando algo que reemplace aquella actividad. ¿Tal vez atletismo? Puede ser, por qué no".
Se fue respetado y en el fútbol, en el arbitraje, y en la vida no es fácil. Por eso tiene que estar muy satisfecho Alejandro. Claro que sí.

Cuando quisieron sobornarlo.
"¡Arbitro bombero!, ¡vendido!", son delicadezas que les gritan en el fútbol. Hay ejemplos de situaciones poco claras que dejan lugar a la duda; pero también muchas actitudes dignas que no siempre se conocen.
Alejandro Juan tiene una anécdota que en su momento resultó una amargura, pero que ahora, pasado el tiempo, es una medalla que podrá exhibir ante sus hijos. "Estábamos en Roca, e íbamos a dirigir ese mismo día al Deportivo local con Liniers de Bahía... supongo que nos estarían 'pispeando', y cuando mis colaboradores bajaron a almorzar en el hotel me pasaron el teléfono: 'Señor, aquí en el lobby lo espera un periodista', me dijeron. Bajé, el tipo empezó a hablar, como enojado, y a decir que Roca nunca ganaba, que lo perjudicaban, y 'hoy tiene que ganar. Tomá, te doy los diarios', completó y se fue. No supe qué hacer, hasta que de entre los diarios cayó un sobre al piso: ahí estaba la guita. Dije '¡la puta que lo parió!', y con la conserje que miraba llamamos a la policía. Hice la denuncia y enseguida fui al estadio porque se jugaba a las 5 de la tarde. Llamé a los dirigentes de los dos clubes, expliqué lo que pasó y salimos a jugar: a los 3 minutos gol de Roca; al rato empate de Liniers. Después eché a uno de Roca y de esa jugada gol de Liniers, que ganó 2 a 1. La policía nos custodió hasta que salimos de Río Negro. Después la gente de Roca se disculpó y del Consejo Federal enviaron una nota", cuenta. Allí se indicaba que su actitud había sido "de gran relevancia", y destacaban que "enaltecía su moral como hombre de bien y de vocación". Claro que sí, como una medalla.

Masoquistas futboleros.
La cancha de Cipolletti es un templo futbolero del interior en el que muchas veces estuve para seguir como periodista a algunos equipos pampeanos. Alejandro Juan recuerda con detalles aquel partido del Argentino A donde se jugaba mucho y Juventud Unida de San Luis se oponía al local. Alejandro caminó tranquilo por el camino que lo depositaría en el verde césped. "Cuando abrieron la manga y me asomé fue una silbatina estrepitosa y unánime... era toda para mí. ¡Fue hermoso! Una de esas tardes que nunca podré olvidar", dice ahora a la distancia con una sonrisa. Si esto no es estar un poco loco...

Noticia: http://www.laarena.com.ar/
0 comentarios

Notables árbitros de El Salvador

Asamblea Legislativa reconoció a los árbitros que estuvieron en Brasil 2014

Los árbitros nacionales Joel Aguilar, William Torres y Juan Francisco Zumba recibieron ayer la distinción de Notables Árbitros de Fútbol de El Salvador de parte de la Asamblea Legislativa por su participación en la pasada copa del mundo Brasil 2014. 

Aguilar, junto con Torres y Zumba, dirigió dos partidos de la fase de grupos del mundial –Argentina contra Bosnia y Japón ante Grecia–, y tuvo una destacada calificación en la evaluación que hizo luego de cada juego FIFA. 

Según el presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, con sus actuaciones la tripleta salvadoreña dejó en alto el nombre de El Salvador y calló algunas críticas de periodistas internacionales que habían devaluado el trabajo de Aguilar Chicas antes de que hiciera su debut en el mundial. 

Por su parte, Aguilar, en representación de sus dos compañeros de fórmula, agradeció la distinción recibida así como el apoyo de parte de todos los aficionados que siguieron su desempeño en Brasil 2014. “Enorgullece que digan que uno lo hizo bien por su país”, dijo Aguilar. 

0 comentarios

Un árbitro alemán quiere luchar contra la depresión

Tras estar cerca del suicidio, un árbitro alemán pidió a la Federación Alemana de Fútbol que se una para luchar contra la depresión que pueden sufrir los jugadores.
Tras estar cerca del suicidio en 2011, el árbitro alemán, Babak Rafati, quien ya no está en actividad, pidió a la Federación Alemana de Fútbol (DFB) un programa para luchar contra la depresión que pueden sufrir los jugadores de fútbol.
La situación, que ya ha cobrado varias víctimas en Alemania y que volvió a estar en los primeros planos de la prensa luego de la muerte del exjugador Andreas Biermann, quien había hecho su carrera en la segunda división, hizo que Rafati comentara a un diario de su país su propuesta, para que la DFB la atendiera.
"Deberíamos desarrollar juntos un plan de estrategias de prevención. Tenemos que pensar de qué modo podemos ayudar de forma sostenida a futbolistas con depresión", arrancó diciendo al periódico Welt am Sonntag. Tras lo cual prosiguió: "No basta con crear fundaciones y teléfonos de ayuda. Debemos ser proactivos y prevenir. Creo que podemos ayudar a que los pedidos de ayuda sean escuchados y a que el número de suicidios disminuya".
Además de lo sucedido con Biermann, otro de los casos emblemáticos de esta situación es el del arquero Robert Enke, quien en 2009, por una situación parecida, se lanzó a las vías del tren, cuando tenía posibilidades de estar con la Selección de su país en 2010.
En cuanto al exárbitro, éste dejó su actividad profesional luego de intentar ahorcarse en un hotel de Colonia, por eso ahora quiere trabajar para prevenir esta situación, tanto en jugadores como en personas relacionadas con el deporte.
"Me gustaría ir a los clubes y contar mi historia. No de un modo científico, sino en la lengua de los futbolistas. Si seguimos mirando a otro lado, somos corresponsables. Debemos empezar a ayudar.Necesitamos una revolución, de lo contrario habrá más suicidios", concluyó.

Noticia e imagen: http://www.goal.com/
0 comentarios

Presentaron el programa “Yo Respeto” en el marco del Campeonato de Fútbol Infantil

El intendente de Vicente López, Jorge Macri, presentó el programa Yo Respeto, que se implementará en el marco del Campeonato de Fútbol Infantil (CAFI).

Esta iniciativa se realizará en conjunto con la Fundación Rugby Sin Fronteras y la idea es concientizar a quienes participan del CAFI, al igual que se lo hace en las ligas de rugby.

A través de Yo Respeto, se buscará generar conciencia, tanto en los chicos que participan del campeonato, como en técnicos, árbitros, padres y espectadores. Las consignas que se trabajarán son: respeto al adversario, respeto al compañero, respeto a la autoridad y respeto a la limpieza (dejar las instalaciones en el estado que se encontraban antes de comenzar la jornada).

“Tenemos un trabajo muy fuerte con la liga del CAFI, que es una liga que se dedica a chicos de hasta 13 años y un buen vínculo con la fundación Rugby Sin Fronteras y en conjunto llevamos adelante este programa que se llama Yo Respeto, que tiene que ver con trabajar con los chicos criterios de respeto”, manifestó el intendente de Vicente López.

Por su lado, el presidente de Rugby Sin Fronteras, Juan Bautista Segonds, agregó que “desde la Fundación, empezamos a trabajar en muchos ejes con el Municipio de Vicente López y estamos muy contento porque nosotros decimos que los pájaros se juntan por el modo de volar y la respuesta que hemos encontrado tanto de los presidente de los clubes del CAFI, como de los vecinos que han venido, es de un compromiso muy profundo”.

Jorge Macri fue el encargado de dar detalles sobre el programa al aclarar que los chicos que participan, “están todos en categorías formativas, son competitivas, pero ganar no es lo más importante, sino que lo más importante es educar al chico en sus cualidades futbolísticas, pero sobre todo, en sus cualidades humanas”.

La fundación Rugby Sin Fronteras es un entidad dedicada a trasladar los valores del deporte, como son el respeto, la solidaridad y la inclusión, a toda la sociedad, mediante distintas actividades.

Noticia: http://www.infoban.com.ar/
0 comentarios

La cruz de los árbitros. Por Juan Morenilla

Arbitro español: ¡hijo de la gran puta madre que te parió!”.
El exabrupto podría haberlo escupido un hincha encolerizado después de un partido, podría haber saltado ante la pantalla de un bar o burlado los filtros de comentarios injuriosos en la Red. Pero fue, con letras enormes, la portada del periódico colombiano Hoy, Diario del Magdalena tras la eliminación de su selección ante Brasil en el pasado Mundial de fútbol. El “árbitro español…” es Velasco Carballo, cuya imagen ilustraba la plana y a quien los colombianos acusaban de permitir a La Canarinha una excesiva dureza. En el texto le llamaban “el delincuente que ejerció de juez central”.
Velasco Carballo se llama Carlos. Tiene dos hijos, de 11 y 9 años. Para ellos, papá es “un héroe”. “Están orgullosos de mí a tope. Les gusta mucho el fútbol y presumen de que su padre arbitre en Primera. El mayor ya me ha dicho que si no puede ser futbolista, igual se apunta a árbitro”, sonríe Velasco. De aquella portada, el colegiado madrileño, de 43 años, no quiere hablar, dolido porque sus hijos hayan podido verla en Internet. Es lo que más afecta a los árbitros de Primera, ya vacunados contra los insultos tras una vida en el ojo del huracán, pero impotentes cuando los ataques afectan a quienes les rodean. “Mi hijo mayor tiene nueve años y no le gusta nada el fútbol. Creo que es su manera de revolverse”, comenta Alberto Undiano Mallenco, navarro de 40 años, 14 en Primera. “Al pequeño sí le gusta. Yo les digo que si dicen algo de mí en el colegio, que no se compliquen. Es parte de este trabajo. La gente se acerca en la calle, te dice algo, y la familia se cansa. Para el resto soy Undiano Mallenco. Pero soy Alberto”.
¿Qué historias humanas se esconden detrás de estos jueces del fútbol? ¿Qué sienten? Es difícil entrar en el corazón de un mundo arbitral con tendencia a cerrarse sobre sí mismo, temeroso del exterior, como si cualquier contacto fuera una agresión. Cuando se han abierto, dicen, han salido escaldados. Los palos les han hecho recelosos y cuesta romper la coraza. Pero cuando se desnudan puede descubrirse a personas apasionadas del fútbol y obsesionadas con la perfección.
Son 20 elegidos para dirigir en la élite, de 12 comités territoriales, entre los 28 y los 44 años –una media de 37 y medio–. Como cualquier niño, no soñaban con ser árbitros, “sino el delantero que mete el gol en la final del Mundial”, pero el destino les hizo jueces. Sus nombres se recitan casi de memoria para el aficionado: Muñiz Fernández, Mateu Lahoz, Teixeira Vitienes… Así, con los dos apellidos, desde que en los años setenta la dictadura ordenara que al árbitro murciano Franco se le conociera por el nombre de familia completo, Franco Martínez, para evitar críticas camufladas al caudillo con frases como “Franco es muy malo”. Es el mismo Ángel Franco que hoy es vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA).
“Nadie nace queriendo ser árbitro”, asume Undiano. “No es agradable cuando eres un niño y te gritan ‘hijo de puta’. Te planteas: ¿esto merece la pena? Pero te ayuda a madurar antes que al resto de chicos de tu edad y te das cuenta de que no es solo a ti, insultan hasta a sus jugadores. Es un problema de educación, de los insultos en el fútbol no se libra nadie. Aunque nosotros sentimos más la soledad. Al jugador que falla le arropan sus compañeros. Nosotros nos vamos a casa solos, y solos nos debemos enfrentar a esos momentos. Si no estás preparado, la presión te puede matar. Arbitrar en Primera es como conducir un fórmula 1. Al más mínimo error, el golpe es tremendo. Puede afectar a tu vida”. “Yo me doy como máximo 24-48 horas para pensar en el error. Si no eres fuerte de cabeza para levantarte en ese tiempo, no puedes seguir en este circo, el propio fútbol te echará”, añade el mundialista Velasco Carballo. “El error hay que mirarlo de frente, a la cara, enfrentarse a él. Te preguntas: ¿por qué no lo he visto? Sale en la televisión tan claro que no encuentras la respuesta. ¿Por qué no lo he visto, por qué no he corrido cinco metros a la derecha, o no he tardado tres segundos más en decidir, o no he preguntado a mi asistente, por qué, por qué? La pregunta no sale de tu cabeza. Se pasa fastidiado. Quien piense que nos equivocamos y nos vamos a tomar una cerveza y dormimos de maravilla, pues no, el árbitro lo pasa mal”.
La tecnología ha convertido cada partido en un gran hermano. Cada acción polémica es desmenuzada a cámara lenta y repetida desde varios ángulos, y los fueras de juego se ven en tres dimensiones. Y aun así los comentaristas, los amigos en el bar o la familia en casa discuten porque no se ponen de acuerdo. Misión imposible para el árbitro pese a toda la ayuda humana de que dispone: dos asistentes y un cuarto árbitro con los que está comunicado mediante pinganillos –“una palabra de ánimo te reconforta”, cuenta Undiano–. En la temporada que comienza este fin de semana se incorpora un espray para marcar la distancia en las faltas, y en otros torneos se ha probado la tecnología de la línea de gol. El resto es cosa suya. Se niegan a que un partido se detenga para examinar una acción en vídeo. “Le quitaríamos la salsa al fútbol”, argumenta Victoriano Sánchez Arminio (Santander, 72 años), exárbitro y desde 1993 presidente del CTA.
El fallo existe y existirá. “Meterte en una burbuja es imposible. Vas a comprar el pan y el panadero te recuerda una jugada… Hay que verlo con naturalidad. El error cero es imposible, no somos robots. Si sales a la calle y respondes a cada uno, acabas enfadado con el mundo. Tampoco puedes apagar la tele o no leer nada. Nuestra actividad es muy pública y estamos sometidos a juicio”, acepta Undiano; “el fútbol en España no acaba con el partido. Llega el lunes y en el móvil saltan llamadas desde números largos. De 100 veces, 99 es porque te has equivocado. Es una locura”.
Hay unos 15.000 árbitros en España, una cifra ligeramente en aumento pese a la imagen negativa del colectivo. El camino para ser uno de los 20 elegidos es una carrera de fondo. Solo los más duros sobreviven. “La gente te insulta, te chilla, y a un niño eso le impresiona. Si te metes a árbitro es porque tienes carácter y personalidad”, explica Carlos Velasco. “Las malas experiencias te aportan esa convicción de que lo que estás haciendo es lo que quieres hacer. El árbitro ha de tener una autoconfianza muy firme, por encima de la población normal. Tenemos la convicción moral de que hacemos algo tan éticamente maravilloso como es pitar lo que vemos. Si tienes esa confianza en ti mismo, sobrevives. Si no, es difícil. En nuestro entorno piensan que somos buenos. Fuera, nos critican sin piedad”.
“Los árbitros somos bastante enfermizos. Pretendemos ser perfectos, y así es muy difícil asimilar el error, luego no duermes. Tienes que convivir con lo que eres. El error lo llevas en la mochila, y en Primera no te equivocas sin más, sino ante millones de personas”, cuenta el cántabro Fernando Teixeira Vitienes, de 43 años y protagonista de un caso único: su hermano José Antonio, un año mayor, también es árbitro de Primera. “Ser familia es un acicate para criticarnos. Hay gente que intenta hacerte daño”, dice él.
Existe entre los árbitros una empatía y a la vez una rivalidad. Un mes antes de la Liga se concentraron una semana en Santander. Los 20 árbitros de Primera con sus 40 asistentes, una gran familia. En el programa, charlas sobre agarrones y codazos, nutrición, trabajo en equipo, ocasión manifiesta de gol… El sábado es el día de relax, en el balneario de Puente Viesgo. Antes han pasado unas pruebas físicas que repiten otras tres veces en la temporada: a final de año, en febrero y cuando acaba el curso. Un test de velocidad de 6 series de 40 metros en 5,8 segundos cada una, con 1 minuto y medio de recuperación; una interválica de 10 vueltas de 400 metros alternando 150 corriendo y 50 andando en 30 segundos cada vez, y una prueba de campo. Quien suspende no puede arbitrar. Si vuelve a suspender, pierde la categoría.
El físico es una de las patas de esa perfección que buscan los árbitros. Hoy son casi todos profesionales, dedicados en cuerpo y alma al arbitraje. Durante la semana repasan con sus asistentes sus partidos en vídeo, y analizan a los equipos a los que arbitrarán la jornada siguiente. Ven actuaciones de otros colegiados, y reciben vídeos de la UEFA y de la FIFA. “Nos fijamos en todo: estética, técnica corporal, control de partido, acierto en jugadas de área… No te puedes imaginar la cantidad de partidos que vemos”, asegura el malagueño Mario Melero López, de 35 años, debutante y uno de los tres andaluces en Primera, la comunidad más representada (dos de los comités aragonés, valenciano, madrileño, navarro, catalán y cántabro; uno del vasco, extremeño, castellano-leonés, gallego y de Las Palmas). “A los árbitros nos encanta el fútbol. Sabemos quién lanza los córneres, el que hace la falta táctica, el que protesta y el que ayuda”, añade Undiano. “Yo veo un partido de la liga holandesa fijándome en el árbitro. Hemos de estar muy bien preparados. Sube gente joven, pero ha de ser madura. El árbitro ha de ser una persona equilibrada, con una vida ordenada. No puedes impartir justicia en el campo y fuera ser de otro modo”.
El perfil ha evolucionado y el árbitro ya no es el autoritario policía de antes, sino que intenta empatizar con un futbolista al que en ocasiones conoce desde hace años. “El arbitraje tiene mucho de psicología”, afirma Antonio Miguel Mateu Lahoz, profesor de educación física de 37 años. El valenciano fue la temporada pasada el primero de la clase con una nota de 9,58, por 9,52 de Clos Gómez, 9,44 de Velasco Carballo y 9,39 de Undiano. ¿Notas? Sí, los árbitros reciben puntuaciones, como si fueran estudiantes. Las que le ponen cada partido unos informadores del comité que les juzgan desde las gradas. Una mala tarde suele castigarse con una calificación entre 7 y 7,9; un papel normal, entre 8 y 8,6; y bien o muy bien en adelante… La media decide qué dos árbitros bajan a Segunda y qué dos suben a Primera.
La diferencia económica es evidente. Un árbitro en Primera cobró la temporada pasada 3.577 euros por partido (1.498 cada asistente), más 53 euros de dieta diaria y 59 de otros gastos sin justificar. En Segunda, el recibo fue menos de la mitad, 1.573 euros por tarde, y bajó mucho más en Segunda B (167 euros) y en Tercera (121). El nombre de los clientes no influye en la factura, aunque claro, siempre luce más la foto con los grandes. ¿Quién pita a quién? Las designaciones nacen de un consenso entre Sánchez Arminio, por parte de la federación, y los también exárbitros Antonio López Nieto, por parte de la Liga, y Evaristo Puentes Leira, por ambos. Se reúnen 10 días antes de cada jornada y casan partido y árbitro –no pueden dirigir a equipos de su comunidad–. Se acabó que un ordenador sorteara los emparejamientos y a un novato le tocara un Madrid-Barça. La protesta de los clubes cambió un método que en los inicios consistía en listados de los equipos proponiendo a sus árbitros favoritos.
El aficionado sigue recelando de estos jueces que cada domingo gestionan el mar de pasiones que es el fútbol. La sociedad, piensan ellos, va aprendiendo a respetarles. Fueron los propios árbitros quienes pidieron una circular que les impide hacer declaraciones sobre aspectos técnicos de su labor, aunque sí pueden hablar sobre otras cuestiones. No suelen hacerlo. Ya no visten de negro, sino que esta campaña alternarán el azul oscuro, el rojo, el verde y el amarillo, señal de que han intentado modernizar su tradicional fachada. Hasta existe alguna peña arbitral. “Con los años hemos ido ganando en imagen, no es tan mala como pueda parecer”, explica Undiano. “La sociedad nos ve como un atleta más, un profesional del fútbol. Solo queremos que nos respeten”, pide Velasco Carballo. Como Mateu: “Es fácil echarnos las culpas. Yo convivo de cine con el error, soy honesto y puedo mirar a todos a la cara, pero un entrenador o un directivo no asume que se ha equivocado. No tenemos apoyo social”.
La madre de Mateu le pregunta si está bien. Los hijos de Velasco comentan en casa lo que dicen de papá en el colegio. A Undiano no le gustaría que su pequeño siguiera sus pasos, por eso de las comparaciones. Todos aman ser árbitros. Pero saben lo que se siente al ser los malos de la gran película del fútbol.
Noticia e imagen: http://elpais.com/
0 comentarios

Ingresa en prisión el joven acusado de agredir a un árbitro en Sagunto hace siete años

  • Adrián Mendoza Salas, el jugador que agredió al colegiado Manolo Castellar (natural de Rafelbunyol) en un partido de la VIII edición del Campeonato de Fútbol-7 de Sagunt en el año 2007, ha ingresado en prisión en lo que ya es un hecho sin precedentes en el fútbol valenciano.
    La agresión por la que fue condenado tuvo lugar en el encuentro que enfrentó a los equipos ´Cantabria Glass´ y ´Autogestión´ y le ocasionó al colegiado en cuestión, que entonces contaba con 61 años de edad, «la rotura de la prótesis dental, un corte en la frente y daño en dientes de la mandíbula inferior» según se informó en su día desde la coordinación del campeonato.
    Quince días desde el 25 de julio
    La batalla jurídica (de fallos y recursos posteriores cruzados entre ambas partes) se ha alargado durante siete largos años hasta que esta misma semana el agresor, al vencer el plazo de 15 días que figuraba en el auto en el que se le denegaba la suspensión de la pena impuesta de un año y nueve meses de prisión que se le impuso, se ha entregado. En el documento emitido el pasado día 25 de julio se le instaba a «ingresar voluntariamente en el Centro Penitenciario de Picassent», aunque finalmente lo ha hecho en un centro distinto al indicado. La sentencia ha sido ejecutada, según ha podido saber SUPER a tenor del contenido del auto dictado por Audiencia Provincial sección quinta de València, debido a que el Magistrado entiende que pese a la solicitud del condenado de dejar en suspenso la ejecución de la pena impuesta, el agresor «no se trata de un delincuente primario» al tener «antecedentes penales» y además, pese a admitir también que estaba «dispuesto a pagar sus responsabilidades pecuniarias», «no ha efectuado ingresos o consignaciones significativas a cuenta de la resoonsabilidad civil, ni propone un plan serio y relevante de pagos».

0 comentarios

Petros, castigado seis meses

El futbolista del Corintios Petros Matheus dos Santos Araújo ha Sido Suspendido Durante 180 dias Por El Tribunal Superior de Justicia Deportiva (STJD) de Brasil Por empujar un arbitro Durante un un encuentro.
La Acción, Que Ocurrió Durante el encuentro ante el Santos y el Corinthias, paso desapercibida en Primera Instancia, Que Hasta El Tribunal Superior de Justicia Deportiva decidio abrir Una Investigación.




Se ve en la repetición de la jugada como el jugador golpea con el codo al árbitro mientras este está de espaldas. El colegiado dejó seguir el juego y no tomo en cuenta el golpe que recibió por parte de Petros.
Tras el encuentro y después de ver las imágenes, el árbitro redacto un informe explicando la jugada.
El Corinthians ya ha informada de que recurrirá la sanción, basada en el artículo que habla de «agresiones a los árbitros»

Noticia e imagen:  http://www.marca.com/
0 comentarios

El arbitraje español brilla también en la Liga Europea de fútbol playa

Miguel García Aceña y Javier Flores Carrasco dirigen partidos en la Superfinal de la competición que se celebra en Torredembarra (Tarragona)

Colegiados internacionales FIFA de fútbol playa, tanto el madrileño Flores Carrasco como el valenciano García Aceña poseen una larga experiencia en el exigente mundo del arbitraje.
 
Ahora ambos participan en el torneo Superfinal de la Liga Europea de fútbol playa que se está disputando en la localidad catalana de Torredembarra y que reúne a las mejores selecciones del continente, incluida la española, divididas en dos divisiones de otros dos grupos cada una.
 
El torneo concluirá este domingo 17 de agosto y en él además de los goles de nuestros internacionales, actuales subcampeones del mundo, España posee el honor de contar con dos colegiados que demuestran el extraordinario nivel de este colectivo, imprescindible para la práctica del deporte rey.
 
Puedes consultar toda la actualidad de la Selección española de fútbol playa en la Superfinal de la Liga Europea, a través de SEFUTBOL, su medio oficial.
Noticia e imagen: http://www.rfef.es/
0 comentarios

Marisa, el ojo de halcón

PRIMERA INFORMADORA UEFA.


Otro reto superado. A este paso a Marisa Villa Gutiérrez no le van a quedar objetivos por cumplir en el mundo arbitral. La manchega pasará a la historia del fútbol por ser la primera mujer árbitro en llegar a Segunda y Primera división, pero la colegiado no se iba a quedar ahí. Tenía que dar un paso más.
Amante del fútbol y, sobre todo del arbitraje, Villa Gutiérrez quiso seguir unida a su mundo y, por ello, tras colgar el silbato, su objetivo fue la enseñanza: ayudar a todos los colegiados a superarse.
Más de 13 años en activo, a nivel internacional, le dan la experiencia y valentía suficiente para afrontar con total garantías su siguiente reto: la colegiada consiguió ser Match Referee Observer. O sea, informadora de UEFA para los partidos internacionales de los colegiados. Primera española en serlo.
Marisa debutó como asesora arbitral en la UEFA Women’s Champions League, que se celebra en Croacia. Allí, tras verse los partidos en directo y grabados, repasó y analizó dos encuentros con los dos cuartetos arbitrales: «Siempre intentamos asesorar a las compañeras para ayudarles a mejorar. Se habla de los aciertos y de los fallos y, sobre todo, se busca el motivo de ello para que, en lo posible, no vuelva a ocurrir». Después, Marisa tendrá que hacer un informe de los colegiados y mandarlo a UEFA.
Resta importancia de ser la persona que derrumba todos los muros del arbitraje, y casi le da corte reconocer que es la primera mujer que informa en UEFA: «Son circunstancias de la vida. Lo más importante es que es una experiencia muy positiva, donde todo se hace para el bien del colegiado y mejorar su arbitraje», y no olvida que siempre hay que estudiar en este mundo, en cuestión de reglamento: «Al cambiar, hay que adaptarse a las nuevas interpretaciones».
La de Ciudad Real tiene claro que para seguir en el mundo arbitral «se debe de pensar en todas las alternativas que tiene y ser Match Referee Observer es una de ellas».

Instructora UEFA
Marisa Villa, dentro del CTA, desarrolla la parcela relacionada con el arbitraje del fútbol femenino. De hecho, la mujer en el laberinto arbitral está subiendo considerablemente en los últimos años (esta temporada Judit Romero será asistente en Segunda división). Asimismo, es instructora en el curso de Jóvenes Árbitros de UEFA. Marisa da clases magistrales, charlas y habla mucho con los jóvenes. Y, justamente, una de sus conferencias a los colegiados fue la que enamoró a la UEFA para ficharla en el momento que se quedase una plaza libre.
Sin lugar a dudas, el seguiente reto, a priori, que se puede proponer Marisa es trabajar para la FIFA... y al tiempo que consigue ser la primera fémina en el organismo futbolístico mundial

Noticia e imagen: http://www.marca.com/
0 comentarios

Simeone dio una colleja al cuarto árbitro

EXPULSADO POR PROTESTAR AIRADAMENTE AL COLEGIADO

Fernández Borbalán expulsó a Simeone en el minuto 25 a instancia del cuarto árbitro. El Cholo protestó airadamente que el colegiado no dejara salir al campo a Juanfran y dio una colleja en la cabeza al cuarto árbitro cuando se retiraba a los vestuarios.
El técnico rojiblanco mostró su indignación tras ser expulsado y aplaudió de forma irónica la decisión de Fernández Borbalán. Luego, jaleado por su público, levantó los brazos hacia el Calderón reclamando apoyo a sus aficionados.
Simeone vio el resto del partido desde la grada, desde donde impartió órdenes en contacto con su banquillo, algo que está prohibido y que reflejó el árbitro en el acta después del partido. Así lo recogió Fernández Borbalán:

"En el minuto 25 el técnico Simeone Gonzalez, Diego Pablo fue expulsado por el siguiente motivo: En el minuto 25 expulsé al entrenador del Atlético de Madrid SAD, D. Diego Pablo Simeone González, por protestar de forma ostensible con los brazos en alto, saliendo del área técnica en repetidas ocasiones, haciendo caso omiso a las instrucciones del cuarto árbitro que en varias ocasiones le advertía que cesara en su actitud. Una vez expulsado se dirigió al cuarto árbitro golpeándolo con la mano abierta en la cabeza, en dos ocasiones. Posteriormente y antes de retirarse a vestuarios aplaudió en varias ocasiones en señal de disconformidad por la decisión tomada. En el min 58 a través del cuarto árbitro pudimos observar que el citado entrenador se situaba en la grada detrás del banquillo de su equipo, advirtiendo al Delegado de Campo D. Carlos Peña Revilla que debía abandonar dicha ubicación por encontrarse expulsado. Este entrenador permaneció en la misma ubicación haciendo caso omiso a nuestras indicaciones hasta el final del encuentro".

0 comentarios

Árbitros BBVA 2014-15

 Colegiados para la próxima temporada:

Comité Valenciano: Antonio Miguel Mateu Lahoz, Juan Martínez Munuera
Comité Aragonés: Carlos Clos Gómez, Santiago Jaime Latre.
Comité Madrileño: Carlos Velasco Carballo, Carlos del Cerro Grande
Comité Navarro: Alberto Undiano Mallenco, Eduardo Prieto Iglesias.
Comité Andaluz: David Fernández Borbalán, Pedro Jesús Pérez Montero, Mario Melero López
Comité Extremeño: Jesús Gil Manzano.
Comité Las Palmas: Alejandro José Hernández Hernández
Comité Catalán: Javier Estrada Fernández, Alfonso Álvarez Izquierdo
Comité Cántabro: Fernando Teixeira Vitienes, José Antonio Teixeira Vitienes
Comité Castellano-Leonés: José Luis González González.
Comité Gallego: Ignacio Iglesias Villanueva.
Comité Vasco: Iñaki Vicandi Garrido.

Mario Melero López, del Comité Andaluz, Santiago Jaime Latre, del Aragonés, e Iñaki Vicandi Garrido, del Vasco, serán los árbitros debutantes en la Liga BBVA 2014/15 tras ser ascendidos por el Comité Técnico (CTA).

Este trío ocupa el lugar de los descendidos César Muñiz Fernández (Asturiano) y Miguel Ángel Ayza Gámez (Valenciano), y de Carlos Delgado Ferreiro (Vasco), que causó baja a petición propia.

Melero, nacido en Málaga el 2 de julio de 1979, llevaba seis años en la Segunda división, una más que Jaime Latre (Sariñena, Huesca, 17 de junio de 1979), en tanto que Vicandi (Portugalete, 6 de febrero de 1986) llevaba tres.


La pasada temporada el mejor árbitro, según la clasificación del CTA, fue el valenciano Antonio Miguel Mateu Lahoz, con 9,58 puntos, por delante del aragonés Carlos Clos Gómez (9,52), y del madrileño Carlos Velasco Carballo (9,44), representante español en el Mundial de Brasil 2014.

Noticia e imagen: http://www.mundodeportivo.com/
0 comentarios