Fernández Borbalán habla sobre el “Control de Partido”

arbitros-futbol-control-partido

El árbitro FIFA David Fernández Borbalán nos da unos consejos para el “Control de Partido” en una ponencia que expuso en La Casa de la Cultura Saro Bolaños, Vecindario (Las Palmas) en marzo de 2016:
1.‐ ¿Qué se entiende por control de partido?
“Controlar el partido es llevarlo de principio a fin por unos cauces normales de comportamiento, tanto en el terreno de juego como en los banquillos”.
Para tener un adecuado control de partido, no solo debe controlarse a los jugadores, sino también, y de manera muy especial, a los banquillos ya que son estos en muchos casos los que comienzan la “revolución”.
Si conseguimos tener un adecuado control de partido, nuestro trabajo será más fácil. Transmitiremos a los que nos rodean, conocimiento de las Reglas de Juego y liderazgo sobre los demás y las situaciones.   
A los partidos hay que salir conectados desde el primer momento, así conseguiremos transmitir un conocimiento y control del partido. Por su parte, si salimos “dormidos” transmitiremos todo lo contrario y pueden hacernos el trabajo más difícil.  
Si transmitimos un conocimiento del Reglamento, obtendremos por respuesta la aceptación de nuestras decisiones.
Muy importante es el arbitraje preventivo: saber interpretar el partido, adelantarnos a situaciones peligrosas y posibles conflictos, realizar una adecuada charla prepartido, en el caso de tener pinganillos, estar hablándonos y ayudándonos continuamente sobre aquellas cosas que hemos comentado en el pre partido y situaciones que estén fuera de nuestro campo o ángulo de visión.
2.‐ Elementos que inciden en la dirección del partido.
‐ Antecedentes recientes entre los equipos, jugadores, técnicos o aficionados.
‐ Rivalidad histórica entre los equipos que vamos arbitrar.
‐ Situación clasificatoria de los equipos o fase del campeonato en que nos encontramos.
‐ Cuales han sido los resultados en los partidos previos, especialmente en los casos de eliminatorias. ‐ Estado de ánimo de los jugadores, técnicos.
‐ Etc
3.‐ Preparación del partido.
Debemos realizar una preparación física conjunta del equipo arbitral, si es posible, en la semana del partido. No se trata de un aspecto primordial, pero ya así podremos ir preparando el partido y comentando cosas que el “día de” nos resulten familiares.  
Análisis táctico mediante videos y el programa Wyscout. En caso de no disponer de estas dos potentes herramientas, puede resultar muy conveniente (sobre todo en las categorías no nacionales) preguntar a otros compañeros que ya les hayan arbitrado a esos equipos.  
Para el día del partido debemos marcarnos unos objetivos, desde el análisis de los equipos, como tratar los conatos, el mobbing, las simulaciones, los codazos, bloqueos, etc.  
4.‐ El partido.  
Como árbitro y líderes del equipo y del partido debemos buscar el momento tanto para dar la charla como para motivar a nuestros asistentes y cuarto árbitro.
Es muy recomendable que se cree un buen ambiente de equipo, ya que un mal ambiente puede sacarnos del partido y por tanto perder el control del mismo. Por ejemplo, si hay una discrepancia en la señalización de un saque de banda, no hay que ponerse a discutir, sino olvidar la situación lo antes posible y continuar con el partido.  
Es muy importante que salgamos enchufados desde el principio del partido hasta la finalización del mismo, esto se consigue concentrándonos en el mismo y dejando todo lo que no tenga que ver con el partido de un lado hasta que finalice.  
En función del ambiente y la situación del partido debemos “abrir” o “cerrar” el grifo, o lo que es lo mismo dar fluidez o no al juego, aplicar o no las ventajas y hacer un uso adecuado de las tarjetas. Debemos transmitir al equipo arbitral, el nivel de tolerancia que podemos permitir en cada momento del partido.  
En el descanso, es posible, realizar un análisis rápido de lo sucedido hasta el momento, únicamente se deben tratar aquellas situaciones que refuercen nuestro positivismo y motivación y nunca de aquellas negativas que pueden hacernos perder la concentración y por lo tanto, posiblemente el control del partido.  
Especial atención a los últimos minutos de partido.
5.‐ El post‐partido.  
El post‐partido consistirá en realizar un análisis tanto individual como de equipo, determinando que aspectos debemos mejorar.  
Siempre hay que tener en cuenta que “las oportunidades no son producto de la casualidad, más bien son resultado del trabajo.
Fuente: Ponencia


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.