Y ¿por qué no descontar diez o doce minutos, por ejemplo?


Se observan en los partidos, y cada vez más frecuente, que el equipo que tiene ventaja en el marcador pierde tiempo con un jugador en el suelo, supuestamente lesionado, para que:
  • El árbitro detenga el juego para certificar que es lesión grave o leve.
  • El equipo rival envíe el balón fuera para que el árbitro determine la gravedad de la lesión y el jugador pueda ser atendido o el juego restablecido.
  • Que un compañero, que actúa de cómplice, lance el balón fuera para que el jugador pueda ser “atendido”.
Esto trae consigo unas pérdidas de tiempo que pueden llegar a desesperar al equipo rival y más cuando, como norma general, no se recupera todo el tiempo perdido en las mismas.
El reglamento dice:
  • Permitirá que el juego continúe hasta que el balón esté fuera de juego si un jugador está levemente lesionado. Detendrá el juego si algún jugador ha sufrido una lesión grave y se asegurará de que sea transportado fuera del terreno de juego. Un jugador lesionado no podrá ser tratado en el terreno de juego, y no se le permitirá volver a entrar en él hasta que el juego haya sido reanudado; si el balón está en juego, el reingreso debe hacerse por la línea de banda; pero si el balón esta fuera de juego, puede realizarse por cualquier línea de demarcación. Excepciones a la norma de salir el terreno de juego son solamente cuando
·        Se lesione un guardameta o un guardameta y un jugador de campo choquen y requieran atención
·        Jugadores del mismo equipo choquen y requieran atención
·        Se haya producido una lesión grave.
·        Se lesione un jugador como resultado de una infracción con contacto físico por la cual se amoneste o expulse al adversario (p. ej. una infracción temeraria o con fuerza excesiva), si la evaluación y el tratamiento se lleva a cabo con rapidez.
  • Se asegurará de que todo jugador que esté sangrando abandone el terreno de juego. El jugador solo podrá volver a entrar tras la señal del árbitro, quien se cerciorará de que la hemorragia haya cesado y que no haya sangre en su equipamiento.
  • Si el árbitro autorizara la entrada de los médicos y/o camilleros, el jugador lesionado deberá salir del terreno de juego, ya sea caminando o en camilla; si el jugador no acatara esta disposición, deberá ser amonestado por conducta antideportiva.
  • Si el árbitro decidiera amonestar o expulsar a un jugador lesionado y este debiera salir del terreno de juego para recibir tratamiento, deberá mostrarle la tarjeta antes de que abandone el terreno de juego.
  • Si el juego no hubiera sido detenido por cualquier otro motivo, o si la lesión sufrida por el jugador no fuera producto de una infracción de las Reglas de Juego, se reanudará el juego con un balón a tierra.
Muchos entrenadores han manifestado que es el árbitro el que debe decidir si parar el juego o dejar jugar en este tipo de acciones.
Es bueno fomentar el Fair-Play pero el problema surge cuando esto lo utilizamos para aprovechar este tipo de situaciones y raspar algunos minutillos del partido en beneficio propio.
Es el árbitro realmente el que debe de parar el juego y los jugadores de ambos equipo lanzar el balón fuera cuando el árbitro no detenga el juego, porque no se haya percatado de la acción, y la lesión es grave.
Y ¿por qué no descontar diez o doce minutos, por ejemplo?
Fuente e imagen: Fútbol en positivo


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.