"El duelo por un error arbitral no puede pasar de un día"


Iglesias Villanueva fue uno de los protagonistas del coloquio 'El árbitro, un deportista más', en el centro cívico de Os Mallos, un evento organizado por el equipo de fútbol coruñés Orillamar SD. Aquí os dejamos parte de sus afirmaciones: 
"No es nada usual que un equipo de fútbol nos reúna para hablar de lo que nos gusta hacer", indicó el colegiado, quien rechazó la idea de que a los árbitros no se les deja hacer declaraciones: "No tenemos problema en hablar, pero si nos llaman siempre para hablar de nuestros errores, llega un momento en que ya no contestas".
Iglesias Villanueva empezó en el arbitraje con 14 años cuando se deshizo el equipo de fútbol en el que estaba y su padre le propuso hacer un curso de árbitro.
"Yo dije que no, que era como pasar al lado oscuro y traicionar a mis amigos, pero él insistió y acepté", afirmó el colegiado, quien hizo hincapié en la formación física de los árbitros.
"Entrenamos todos los días físicamente porque el fútbol cada vez es más físico y tenemos que estar cerca de la jugada. Cada tres meses tenemos que pasar pruebas físicas. Si no las pasamos, no podemos seguir arbitrando y si no las pasamos en dos ocasiones, nos tenemos que ir a casa porque no damos el nivel", apuntó.
Iglesias Villanueva comentó que los árbitros lo son "las 24 horas del día" y deben ser "coherentes con eso": "No puedes estar haciendo el ganso en cualquier sitio porque representamos la figura de la justicia deportiva".
"Tomas decisiones en fatiga y en el momento, a veces tenemos un jugador delante. Yo siempre digo que hay tres partidos: el que ve el árbitro, el que ve el que está en la grada y el que ve el que lo sigue por la tele", sostuvo.
"Además hay que gestionar las emociones de las personas que están en el campo y las de uno mismo", añadió el colegiado, quien señaló que "el duelo" por un "error arbitral no puede pasar de un día". "Es importante superar los errores y abstraerse", zanjó Villanueva.
Fuente e imagen: El Diario Vasco


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.