DEPORTIVIDAD Y VIOLENCIA EN EL FÚTBOL BASE


La agresividad y, en particular la violencia, en el fútbol base constituyen un fenómeno social y deportivo lamentable. Actuaciones impropias por parte de jugadores, padres-espectadores y entrenadores presentan una incidencia siempre excesiva para un deporte que es una alternativa educativa con notable influencia en el desarrollo infantil y juvenil. El contrapunto positivo es la deportividad, no sólo porque conlleva la ausencia de agresividad y violencia, sino por la presencia de conductas de respeto, de cordialidad y de apoyo con el resto de participantes en la competición.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.