Erradicar la violencia, asignatura pendiente. Por Elena Torres (ABC).

Que el único protagonista en las actividades deportivas sea el propio deporte es aún una asignatura pendiente. Desgraciadamente la violencia en el deporte continúa presente a día de hoy. Si bien es verdad que este tipo de actos son rechazados por la mayoría de la sociedad, sigue presente. Es precisamente el fútbol un deporte en el que en muchas ocasiones, ya sea entre jugadores, contra el árbitro o entre los propios aficionados, se suceden cada día actos violentos. Erradicar estos comportamientos es una de las principales luchas para conseguir que el deporte sea solamente una manifestación cultural para divertirse y llevar una vida saludable y no un foco de conflicto.
La violencia en el deporte se ejerce de forma tanto física como verbal. Aunque encontramos casos de violencia en el deporte en general, la mayoría de casos derivan irremediablemente en el fútbol. No es extraño que se sucedan titulares que relacionan a esta disciplina con comportamientos antideportivos contra los que desde la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), la UEFA y la FIFA se combate.
La Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana sigue las campañas de «Fair Play» de estos organismos para prevenir los comportamientos violentos. Además, la FFCV ha constituido un Comité Deportivo de Fútbol Basepara proteger los intereses de las categorías de formación del fútbol y fútbol sala. Y en la línea de la prevención tratar de poner fin a esos comportamientos antideportivos. Desde esta federación insisten en que las incidencias relacionadas con estas acciones violentas son mínimas, ya que cada fin de semana tienen lugar unos 4.000 partidos de fútbol y fútbol sala sin incidencias.
Contra la violencia, también actúa mediante programas específicos la Fundación Deportiva Municipal de Valencia (FDMV). El Ayuntamiento de la ciudad del Turia, a través de este organismo puso en marcha hace cuatro años el plan de prevención de la violencia en el Fútbol Base «Con respeto ganamos todos», que se desarrolla en los campos de fútbol municipales de la ciudad.
Este programa cuenta con un blog llamado «Fútbol con respeto», en el que se publican las acciones que se han desarrollado para erradicar la violencia en este deporte. Se pretende luchar contra incidentes que no solo se producen entre jugadores o con el árbitro, sino también por parte de los padres hacia los propios jugadores o entre ellos. La campaña está funcionado bien y se ven los resultados. «Lo que se está notando es un mejor comportamiento de los equipos. Sigue habiendo incidentes, pero son menos graves y en menor cuantía de los que había», explica Francisco Orts, jefe de sección de actividades deportivas de la FDM.

Líneas de trabajo

Además de esta campaña, en el último año, la Fundación ha desarrollado el programa «Valora el juego limpio» que no solo se dirige al fútbol, sino también de baloncesto, balonmano o hockey, teniendo una buena respuesta. «Los equipos no solo ganan por el resultado, sino que hay una clasificación paralela de buen comportamiento y los ganadores reciben premios a final de temporada, lo cual ha interiorizado mucho más el tema del juego limpio, el espíritu deportivo», asegura Orts.
Admite que en el fútbol es más complicado porque de vez en cuando hay algún incidente, pero en general se ha conseguido avanzar mucho. Además de con los jugadores, también se trabaja con los entrenadores pidiéndoles proyectos deportivos y que cuenten con la titulación.
Para estudiar el comportamiento de los usuarios de las instalaciones municipales de fútbol, formaron una Comisión que tiene el objetivo de prevenir las actuaciones antideportivas y violentas. A través de la Comisión, también se van implementando nuevas propuestas, al igual que ocurre con el programa «Valora el juego limpio», en el que cuando hay alguna sugerencia de cambiar algo, se incorpora, a pesar de que las líneas maestras ya estén trazadas. Unas líneas que pretenden que erradicar la violencia deje de ser una asignatura pendiente y desaparezca definitivamente del deporte.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.