LA VIDA DEPORTIVA DEL ÁRBITRO DE FÚBOL ESPAÑOL. Por Efrén Álvarez Prada.

Dentro del deporte la figura del árbitro es una figura a veces desconocida, de la cual la mayoría de los deportistas desconocen cuáles son los pasos que debe seguir una persona para llegar a ese lugar que en este caso es el campo de fútbol, el paso por las diferentes categorías, pasos a seguir para ascender de categoría, número de partidos arbitrados en la temporada, etc.
Todo el mundo conoce a las grandes figuras del arbitraje como Pier Luigi Collina, pero muy pocas personas conocen cual fue su trayectoria deportiva hasta llegar a dirigir la final del mundial 2002 entre Alemania y Brasil, cuantos años ha dirigido partidos de fútbol base o regional, a qué edad empezó en el arbitraje o como ha sido su preparación física, técnica, táctica, psicológica y personal para llegar a la élite del fútbol mundial.
Estas nebulosas, han derivado en que en este trabajo intente reflejar de una manera clara y paso a paso, como una persona que se decantara en su vida deportiva por inclinarse hacia el arbitraje en fútbol puede alcanzar la cumbre futbolística.

Inicio en el arbitraje.
Como llega una persona al arbitraje en fútbol cuáles son los motivos que lo llevan a comenzar una nueva carrera deportiva. Cuál es la motivación inicial que lleva a una persona a dirigirse a una delegación de Comité Técnico de Árbitros para inscribirse en un cursillo de formación para comenzar a dirigir partidos.
Partimos de la base que para comenzar una actividad debe existir una motivación inicial que nos lleve a sumergirnos en este nuevo concepto de hacer deporte, para explicar esta razón se me ocurren numerosos factores como pueden ser; amistades o familia dentro del colectivo arbitral, por seguir ligado al mundo del fútbol tras la retirada o por probar algo nuevo, pero para ser más rigurosos debemos citar un estudio realizado en la temporada 2002-2003 entre los árbitros de toda Galicia para conocer cuál era su motivación inicial, resultando por este orden los factores motivantes para iniciarse en el arbitraje: por diversión (29,1%), por mis amigos (16,4%), por hacer deporte (12,7%), por probar algo nuevo (11,8%), por dinero (6,4%) y por seguir ligado al mundo del fútbol (6,4%) (González-Oya 2004).
Para comenzar a dirigir partidos evidentemente hay que formarse, para ello las distintas delegaciones del comité técnico de árbitros organizan cursos de formación, los cuales tienen una duración de un mes aproximadamente y que se trata de acudir uno o dos días a la semana a la delegación correspondiente, lo que significa un montante de 3 ó 4 horas semanales, la impartición de estas clases correrá a cargo del profesor designado por la escuela nacional de árbitros (ENAF).
Aunque la carga lectiva de estos cursos parezca insuficiente debemos decir que el número de árbitros en el fútbol federado español es insuficiente y la necesidad de más árbitros apremia y se hace necesario dar de alta a estas nuevas licencias o colegiaciones.

Ascenso de categoría.
Una vez colegiados, después de haber realizado el curso de formación, comenzaremos nuestra carrera deportiva como árbitros de fútbol, comenzaremos en una primera categoría llamada auxiliar, en la cual deberemos permanecer un año, es una etapa de formación, los árbitros de esta categoría dirigen partidos de fútbol base hasta juveniles de categoría provincial y además actuarán como árbitros asistentes en categorías de fútbol provincial.
Al finalizar esta etapa como auxiliar pasaremos a formar parte de la categoría más baja provincial.  Para comenzar la temporada los árbitros deberán superar unas pruebas físicas y técnicas que tendrán que repetir todos los años antes del comienzo y a mediados de la competición para verificar su estado físico y técnico.
Las pruebas consistirán en un examen de reglas de juego y unas pruebas físicas, están pruebas son obligatorias y para pasarlas los colegiados dispondrán de dos oportunidades por cada convocatoria, hasta que sea dado por apto el árbitro no podrá dirigir ningún partido. Si no superase las pruebas en ninguna de sus dos convocatorias ese árbitro descenderá de categoría inmediatamente y no dirigirá partidos esa temporada.
Una vez terminada la temporada se realizarán pruebas de ascenso, iguales que al principio de temporada pero la puntuación real sustituye al apto / no apto del principio de temporada, se realizarán en cada delegación para ver cuáles son los mejores árbitros para su ascenso a una categoría superior.
Una vez alcanzada la máxima categoría provincial, el ascenso a categoría regional se complica un poco, ahora los árbitros deberán competir con los árbitros de su delegación por los puestos que cada comité territorial da a cada delegación para poder optar a las pruebas de ascenso. Para decidir esos candidatos los delegaciones realizarán durante la temporada una serie de pruebas físicas y técnicas puntuadas que sumadas a los informes técnicos de campo, explicados más adelante, dará una clasificación, de la cual los primeros se dispondrán a realizar unas nuevas pruebas de ascenso en el lugar que escoja cada comité territorial, ahora además de competir con árbitros de su misma localidad deben competir con árbitros de otras localidades de su comunidad. De todos los participantes en las pruebas que constarán de pruebas físicas, de reglas de juego, estatutos de la RFEF, redacción de actas y liquidación de gastos, se elaborará una lista por orden de puntuación, de la cual ascenderán tantos árbitros como plazas haya vacantes.
Para ascender de regional a 3ª división se sigue la misma disposición que la anterior, pero el número de candidatos varía, puesto que el comité territorial propone a los árbitros que mejores puntuaciones de campo han obtenido en la temporada en vigor. Las pruebas serán igual que las anteriores, se realizarán en el lugar que se estime oportuno a final de temporada y serán realizadas por un miembro de la ENAF. Ascenderán los primeros clasificados sumadas todas la puntuaciones, al número de plazas puede aumentar si hay retiradas o ascensos a 2ª B. El árbitro que llega a 3ª división alcanza la categoría de árbitro nacional.
El siguiente paso quizás sea uno de los más complicados en la carrera deportiva de un árbitro de fútbol, para lograr el ascenso el árbitro debe acabar entre las 6 mejores puntuaciones de campo, realizar unas pruebas como las anteriores en su comité territorial y una vez finalizadas estas pruebas cada comité territorial enviará a sus 3 mejores árbitros a la sede del comité nacional en Madrid en el cual realizarán unas nuevas pruebas físicas y técnicas y, una vez finalizado, subirán a 2ª B los 20 mejores árbitros de España.
En 2ª B nos encontramos con 120 árbitros que dirigen los partidos de los cuatro grupos de 2ª B y realizan funciones de 4° árbitro en 1ª y 2ª división, se terminaron los exámenes teóricos que son sustituidos por talleres de trabajo en las concentraciones que se realizan antes de comenzar la temporada. Ahora los árbitros sólo dependen de las puntuaciones de campo, de esos 120, los 4 mejores árbitros ascenderán a 2ª A. Esto es la llegada al fútbol profesional, la élite de este deporte.
De 2ª división A, categoría formada por 26 árbitros subirán 2 a 1a al finalizar la temporada.

La élite del arbitraje en fútbol.
La primera división en el fútbol español la componen 22 árbitros, de los cuales los 2 últimos clasificados al finalizar la temporada descenderán de categoría, los diez primeros de la clasificación serán propuestos a la FIFA para que se le otorgue la categoría de árbitro internacional.
Los calificados por la FIFA como TOP CLASS, la más alta distinción y categoría en el arbitraje mundial en fútbol, dirigen partidos de selecciones absolutas, fases finales de mundiales, Eurocopa, JJOO, Champions League, etc.

Calificación en el terreno de juego.
Para establecer las puntuaciones de campo de los árbitros, cada comité utilizará un modelo de puntuación diferente pero aprobada por el C.T.A., este modelo se utiliza para simplificar la labor de los informadores técnicos, que deben recubrir ese modelo de informe detallando cada apartado y otorgando una puntuación acorde con el comentario.
En las categorías de carácter nacional exceptuando la 3ª división, el modelo de informe irá en una puntuación de 0 a 10, siendo la puntuación de bien 7 puntos. Con unos parámetros a mayores de dificultad del partido que aplicarán un coeficiente corrector a ese informe. Al finalizar la temporada se hallarán las medias respectivas de cada colegiado y establecerá la clasificación, para decidir los ascensos y descensos.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.