10 cosas que el fútbol puede aprender del rugby

Si bien este artículo está basado en el Rugby y fútbol de Argentina, se puede extender a todos los países.

1. El uso de la tecnología
La referencia del vídeo en la cancha es indispensable para hacer menos injusto al fútbol, siempre dependiente de los buenos reflejos del árbitro. Quizá no sea la mejor idea aplicarlo para todo, pero sí se podría útil. En el caso del Mundial de Inglaterra, los árbitros llevan una cámara en el pecho.

2. Micrófonos abiertos
En el rugby, como en el fútbol, los jueces llevan micrófonos. La diferencia es que en el rugby lo que diga el juez es escuchado por todo el mundo, mientras que en el fútbol sólo sirve para intercomunicarse con los asistentes. ¿Por qué no enterarse de lo que se habla en la cancha, entre la autoridad y los jugadores, por ejemplo? ¿Qué hay que ocultar?

3. El respeto a los árbitros
Desde los jugadores, los técnicos hasta los periodistas especializados, nadie habla de los árbitros. Jamás una queja ni una polémica. Siempre se gana o se pierde por virtudes o errores propios. Nunca por un mal fallo. Sea en un torneo de clubes, en el Nacional o en el Mundial de Inglaterra. 

4. La pasión por la camiseta
Sí, los jugadores de Los Pumas no dejan de emocionarse cada vez que se visten de celeste y blanco. Sean rivales de los All Blacks o de un equipo menor, el orgullo por ser parte es indiscutible. Todos, desde los suplentes hasta el capitán. No sorprende que alguno hasta termine llorando... como sucedió en Wembley el pasado domingo. Impactante.

5. Los procesos son más importantes
Los Pumas han ganado sólo dos partido en el Rugby Championship (ante Australia y Sudáfrica) y sin embargo, no se salió a pedir la renuncia del entrenador en jefe ni de ningún dirigente. Conscientes de lo difícil que es el trayecto hacia la gloria, el ambiente del rugby es capaz de valorar "las derrotas dignas" a pesar de las críticas feroces de sectores que tienen al resultado como lo único importante. Por eso, llegaron al Mundial.

6. El valor de lo lúdico
La diversión en divisiones formativas es una constante en el rugby. No importan los resultados, ni los vencedores y vencidos. Se trata de compartir un momento. Algo que que en el fútbol, pocas veces ocurre. Los padres y los entrenadores hacen que los chicos sufran, desde pequeños, la competencia y la necesidad de ganar.

7. El respeto por el rival
Después del triunfo de los All Blacks, en el Mundial 2015, los neocelandeses formaron un pasillo para despedir con aplausos a los argentinos. Los Pumas devolvieron el gesto haciendo lo mismo. El fútbol vivió algo parecido... en un partido. Cuando Estudiantes de La Plata le hizo "el pasillo" a River por la Copa Libertadores. Después, nada de nada.

8. El tercer tiempo
El rugby tiene como costumbre un encuentro entre rivales después de los partidos. Una comida en conjunto, un par de gaseosas y mucha camaradería. En el fútbol, hubo un intento en Córdoba, con uno de los superclásicos. Pero quedó en la nada. Desde la Fundación Pueblo Rugby, liderada por Leonardo Bigi, hace un año y medio se implementa en las divisiones inferiores de algunos torneos de fútbol.

9. La "no" violencia entre barras
Quizá en Argentina no se viva como en otros países, pero en lugares como Inglaterra, los hinchas de los clubes llegan a la cancha con varios litros de alcohol en la sangre. Y, como se sabe, el rugby es un deporte de contacto y muy duro. Sin embargo, nunca hay incidentes entre las barras. Siempre respeto.

10. Sin escándalos
Hasta el día de hoy, no existe un caso de soborno, de arreglo o de alguna trampa en el rugby profesional. No puede decir lo mismo el fútbol, que vive hoy un proceso judicial que tiene a la Fifa en la mira y que ha sufrido diversos escándalos en las ligas más importantes del mundo.


Noticia e imagen: http://mundod.lavoz.com.ar/

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.