Arbitro autoritario y amigo.

No se recuerda ninguno tan carismático como Pierluigi Collina. Aquel italiano calvo, de mirada terrorífica, controlaba a los futbolistas como un maestro que tiene a los chiquillos sentados, calladitos y escuchando. Él decidía en medio segundo y los jugadores, chitón.

video

video


Noticia: http://buzz.marca.com/

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.