¿Quiero Volver?

Un árbitro que fue agredido una vez recuperado de las dolencias físicas, se hace una pregunta obligada ¿quiero volver a arbitrar?
Después de recibir golpes al desempeñar su función es obvio que  todo árbitro reflexione seriamente sobre su continuidad o no dentro del gremio.


Mucha reflexión  
Los silbatos que sufren golpes debido a la intolerancia de los jugadores, recapacitan mucho después del incidente angustiante y comparan su trabajo diario con el arbitraje  analizando los riesgos de uno y otro. “Por un lado hay un trabajo esperándome en la empresa, en el que los riegos son nulos y por el otro está aguardando el uniforme de árbitro, labor en la que el riesgo de enfrentar desadaptados es mayor y con la que pueden venir las agresiones,  ésta es la encrucijada sin salida que uno enfrenta”, comenta Vicente Mora un árbitro que fue agredido brutalmente.

Hacer y no se hizo

Dentro de la reflexión entran a discutirse temas con el grado de responsabilidad que se tuvo o no en la agresión; lo que se pudo hacer y no se hizo para evitarla; los correctivos disciplinarios que se dejaron de tomar o las largas que se le dieron al agresor dentro del partido; algunos creen que son cuestiones de la mala suerte lo que sucedió, pero una vez contestados todos estos interrogantes una y mil veces, el silbato ve los pro y los contra del incidente y de su permanencia dentro de la profesión.

Volver a empezar

Al comienzo entran  en shock y con el paso del tiempo se sienten desinflados, pues no es normal que reciban agresiones por ninguna situación en los partidos, estas aunque el número se ha reducido no falta el desadaptado que lo haga. La mayoría de árbitros a quienes les gusta verdaderamente lo que hacen vuelven a dirigir y a tomar las riendas de otros partidos, de ahí en adelante lo siguen haciendo con más ganas y no se dejan ganar de una adversidad, ahí es donde se dan cuenta si de verdad escogieron bien su profesión.

Implementar estrategias

Dentro del gremio son muy pocos los silbatos que han estado exceptos de este tipo de agresiones a lo largo de su carrera. En la mayoría de estos incidentes, no tienen responsabilidad alguna pues son sorprendidos y golpeados a mansalva, sin embargo, lo más recomendable es dejar atrás lo que pasó y seguir adelante, no obstante, tales situaciones le deben servir para pensar sobre la importancia de la continua preparación, capacitación e implementación de estrategias con el fin de evitar a toda costa que éstas vuelvan a repetirse.
Noticia escrita por A. Pulido en:http://revistaarbitros.com/

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.