Collina, abierto a detener partidos por cantos ofensivos


El ex árbitro Pierluigi Collina está abierto a la idea de detener el juego en los partidos de fútbol por los cánticos ofensivos de hinchas y no sólo por los racistas, dijo el jueves el ahora miembro del comité de arbitraje de la UEFA.
A los árbitros de su Italia natal, la federación les ordenó que paralicen los partidos hasta que se detengan los cánticos racistas, y la temporada pasada se retrasó más de tres minutos un partido del Inter de Milán en Cagliari por los insultos proferidos al delantero camerunés Samuel Eto'o.
El fin de semana pasado, el derbi londinense entre Tottenham Hotspur y Arsenal se vio opacado por cantos ofensivos y Collina no ve razón por la que la idea de detener partidos por racismo no debiera extenderse a otros incidentes relacionados con la mala conducta del público.
"Creo que el fútbol debería unir a la gente y no dividirla. Si para que llegue el mensaje tenemos que hacer algo drástico, pues bienvenidas sean las medidas drásticas", declaró el ex árbitro a Reuters.
Collina, quien habló en la conferencia Leaders in Football en el estadio Stamford Bridge, en Londres, dijo también que el experimento de la UEFA con un árbitro extra detrás de cada línea de fondo en la Liga de Campeones y la Liga Europa había sido un éxito.
"Ha dado resultados positivos en términos de un mejor control (del partido)", afirmó.
"Es un buen elemento disuasorio. El número de agarrones y empujones en acciones de pelota parada ha descendido, probablemente por la presencia de un árbitro adicional. No hubo controversia por su presencia", añadió.
David Elleray, ex árbitro y actual presidente del comité de arbitraje de la federación inglesa de fútbol, dijo que creía que la tecnología sólo podría utilizarse para jugadas polémicas en la línea de meta y nada más dentro del fútbol. 
Los planes de introducir tecnología de la línea de gol en la Liga Premier inglesa en la temporada 2012/13 se retrasaron al menos un año por la necesidad de comprobar la precisión de distintos sistemas.
En el 2005 ya se empleó un sistema que conecta un chip en el balón con un visor que lleva el árbitro en la muñeca, pero el árbitro Franck De Bleeckere no se mostró impresionado por el dispositivo.
"Dirigí un partido con dos goles y mi visor marcaba cinco. Cada vez que el balón golpeaba el travesaño, era gol", declaró entre risas.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.