Mateu Lahoz: un ritmo de arbitraje diferente

Los árbitros siempre suelen ser protagonistas por sus decisiones polémicas y sus errores. No es habitual que sean alabados por sus aciertos o por su manera de arbitrar. Esta tónica del fútbol la ha roto esta temporada Antonio Miguel Mateu Lahoz. El colegiado valenciano se ha convertido en uno de los protagonistas de la Liga BBVA por su forma de dirigir los partidos porque apenas interrumpe el juego y permite que el encuentro se desarrolle a un ritmo muy atractivo para los aficionados, como sucedió en el Espanyol-Real Madrid del pasado domingo.
Su forma distinta de arbitrar se traduce en sus estadísticas. Mateu Lahoz es el colegiado que menos faltas pita y que menos tarjetas muestra. Desde que Mourinho alabara su actuación en la primera vuelta tras el Real Sociedad-Real Madrid su figura ha ido creciendo mediáticamente y los piropos se suceden tras cada una de sus actuaciones.
Desde el Comité Técnico de Árbitros consideran que es precisamente por los halagos de Mourinho por lo que se ha puesto de moda el árbitro valenciano: "Mateu está arbitrando igual ahora que como lo hacía en Segunda División. No ha cambiado nada. Pero como Mourinho le ha alabado en varias ocasiones, ahora todo el mundo se ha fijado en su forma de arbitrar y le destaca".

No es un modelo.

Un alto dirigente de la organización arbitral afirma que "el Comité Técnico de Árbitros no es partidario de estereotipos individuales dentro del colectivo. El árbitro debe gestionar las reglas del juego durante noventa minutos para que los jugadores y entrenadores sepan cuándo una falta es falta y cuándo una tarjeta es tarjeta. Eso se llama consistencia. Nos lo exigen desde FIFA y UEFA. No podemos tener un árbitro que pite de una manera y otro que pite de otra. Eso no puede ser".
Ante la buena acogida que ha tenido la permisiva forma de arbitrar de Mateu Lahoz, la pregunta es obligada: ¿empezarán a pitar todos los árbitros como el valenciano? Un árbitro asegura que "con esa línea inglesa que tanto gusta ahora, la unificación de criterios a la que se aspira se rompe con facilidad porque las diecisiete reglas de juego las debe hacer cumplir un árbitro y, por más que se deje jugar, un agarrón es un agarrón y una plancha es una plancha y hay que pitarlas. Porque uno pite así, no van a cambiar los diecinueve árbitros restantes, porque una cosa es dejar jugar y otra inhibirse en la toma de decisiones".
Una fuente del Comité Técnico de Árbitros insiste en que "el estereotipo personal no vale en nuestra actividad. El origen de las reglas del juego nos obliga a juzgar la misma acción con el mismo criterio. Porque ahora se alabe una manera de arbitrar como la de Mateu no se va a hacer cambiar la brújula de lo que este Comité quiere del arbitraje, y en la parte técnica debemos tener el mismo criterio para considerar si una falta es leve o es grave y en la parte disciplinaria deben coincidir todos los árbitros al decidir cuándo deben mostrar cartulina amarilla o cartulina roja".
Kiko Narváez, ex jugador de Cádiz y Atlético, analiza así la forma de arbitrar de Mateu Lahoz: "Interpreta las acciones como si hubiera sido futbolista, parece que hubiera sido jugador". El ex jugador de la Selección también ve mucho riesgo: "Está al filo del precipicio todo el partido, pita al límite y corre mucho riesgo". Mateu Lahoz ha revolucionado la Liga BBVA. Eso es así. El árbitro valenciano no deja indiferente a nadie.
Noticia e Imagen:http://www.as.com/

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.