¿Tiene usted un buen criterio arbitral?

Los que desempeñan la función de árbitros tratan de acertar al máximo al realizar sus funciones, pero desafortunadamente lo que es para unos, para otros no puede ser, esto se da, no porque cada árbitro quiera hacer lo que le plazca en un partido, sino porque algunos tienen más conocimiento del reglamento del futbol el cual les otorga a unos y a otros, flexibilidad en su aplicación y expresa en su espíritu que en un partido lo que debe prevalecer es “el criterio del árbitro”. No obstante, aunque hay tres formas de ver el fútbol, la de uno, la del compañero y la correcta, el árbitro debe inclinarse por la ultima ya que cuando la aplica esta haciendo uso de un buen criterio.

Demuestre el suyo
El criterio arbitral es la capacidad de discernimiento que tienen los árbitros según su leal entender para que en cada partido tomen decisiones acertadas aplicando las leyes de juego. Sin embargo en los encuentros futbolísticos no suceden jugadas iguales y para afrontar cada compromiso los árbitros primero tienen que formarse su propio criterio arbitral conociendo a fondo el reglamento y el A,B,C de su profesión y luego tratar de unificar previamente los criterios con sus demás compañeros porque uno solo no dirige todos los campeonatos, entonces es por esto que se hacen las pretemporadas, seminarios, clases, con el fin de coincidir en la toma de decisiones y no que cada uno llegue a imponer su ley a cada terreno de juego.

Bases para la formación

Para empezar a formar un buen criterio arbitral, primero se debe conocer las reglas a profundidad y el espíritu para el que fueron creadas, ya que esto le otorga seguridad, segundo, su actuación en los terrenos de juego no debe basarse en pitar todo lo que vea, porque eso molesta a todos; tercero, no deben demostrar el grado de conocimiento de las reglas, sino el uso racional de ellas dentro del campo, cuarto, la actitud que se tenga hacia el arbitraje es otro punto a tener en cuenta ya que si siempre dirige con entusiasmo va a decidir bien y como quinto y último punto, el árbitro debe concientizarse de su importancia dentro del futbol ya que si lo hace y se convence de esto los demás le darán la jerarquía que necesitan.

Cuando se puede aplicar

No en todas las diecisiete leyes que existen en el fútbol pueden aplicar ese privilegio, en las leyes que se permite aplicar el criterio arbitral son, en la ley I el terreno de juego, en la ley IV el equipamiento de los jugadores, en la ley V el árbitro, en la ley VI los árbitros asistentes, en la ley VII duración del partido, en la ley XI le fuera de juego, en la ley XII las faltas y las conductas antideportivas y en la ley XIV, porque en estas ocho (leyes) el árbitro tiene la potestad de decidir de acuerdo a su sensatez “ si las canilleras brindan o no un grado razonable de protección” ““si fue o no fue penalti ”, “si participó o no participó”, “si era amarilla o roja” “si eran dos minutos o cinco” en estos casos es el arbitro de turno y solo su criterio el que decide.
Cuando no es permitido
En las otra nueve, todos los árbitros sin excepción deben hacerlas cumplir de acuerdo a como fueron creadas, es decir, en estas no puede entrar el criterio arbitral a decidir cualquier situación ya que fueron diseñadas con unos procedimientos y situaciones reglamentarias las cuales no se pueden variar por ningún motivo por ejemplo en las reanudaciones el árbitro debe hacer cumplir con los procedimientos establecidos al pie de la letra, estas son la ley II el balón, la ley III el número de jugadores, la ley VIII el inicio y la reanudación del juego, la ley IX el Balón en juego o fuera de juego, la ley X el tanto marcado, la ley XIII los tiros libres y las leyes XV, XVI y XVII el saque de banda , meta y esquina respectivamente.

Importancia de la unificación

Si (el) o (los) árbitros unifican sus criterios solo encontraran beneficios para todos porque al consolidar sus criterios con sus colegas evitan las protestas, los problemas y las agresiones, aciertan al tomar decisiones pues coinciden en las mismas, encuentran una mayor credibilidad y se uniforman los conocimientos arbitrales. Las asociaciones mejoran el nivel arbitral de grupo, evitan las quejas de los clubes o entes que organizan fútbol profesional o aficionado y se diferencian de los demás grupos arbitrales, por su parte los organizadores de los torneos se favorecen porque evitan inconvenientes con los equipos, cumplen sus objetivos y fin social, contratan a la asociación nuevamente y dan buenas referencias de esta con otros torneos.
Noticia escrita por Jose Borda en:http://revistaarbitros.com/

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.