El sello de calidad en el arbitraje

En ninguna parte de las reglas se vislumbra el espíritu de la ventaja, claro, no hay duda que este se ha formado y derivado de la explicación analógica de lo dispuesto en uno de los poderes del árbitro en la regla 5; y de lo estipulado en el apartado “Interpretación a las reglas de juego y directrices para árbitros”. En las situaciones de juego, la esencia de tal disposición se debe aplicar con base en los dos ítems anteriores, sus decisiones e interpretaciones son abundantes y se pueden emplear en varias reglas.

Definición

La ley de la ventaja es la facultad que le otorga el reglamento a los árbitros para detener o dejar proseguir el juego, cuando al hacerlo no favorece al equipo que cometió la infracción, esto debe ser entendido por jugadores y aficionados pues de otra manera seguirán reclamando con unanimidad conmovedora a favor de su aplicación cuando les favorezca y protestando cuando se vuelva contra ellos. La justicia futbolística supuestamente debe ser la apreciación de las infracciones y su señalamiento, el acto de no señalarlas inmediatamente no significa injusticia.

Para su aplicación
Los árbitros deberán considerar las siguientes circunstancias para decidir si aplican o no la ventaja: primero, la gravedad de la infracción, si la falta implica una expulsión el juego se debe detener y tomar el correctivo disciplinario; segundo, la posición en que se cometió la infracción, cuanto más cerca de la meta contraria se aplique más efectiva será; tercero, la oportunidad de un ataque inmediato y peligroso contra la meta adversaria; y por último, el ambiente del partido, ya que si este se encuentra en un contexto de hostilidad será mejor sancionar las faltas para no dejar prosperar el juego brusco.
Clara y evidente

Cabe recordar que al aplicarse la ventaja esta debe ser clara y evidente; clara, cuando el equipo perjudicado queda en posesión del balón; y evidente, cuando tiene la posibilidad de avanzar hacia la portería contraria sin obstáculos. En caso de que estos dos agregados se empleen y no se obtengan los resultados deseados, el árbitro deberá devolverse y cobrar la falta inicial, ya que el reglamento lo faculta para ello, pues es mejor castigarla unos segundos después a no hacerlo nunca.

Es regla o ley

La ventaja puesta al libre albedrío del silbato indica que no es una regla propiamente dicha, pero es una ley 
que deja a favor de los infringidos los riesgos aleatorios en caso de no lograr su cometido. Debido a lo anterior el reglamento hace referencia de manera acertada a la ley de la ventaja porque las leyes están incluidas de manera implícita en el reglamento convirtiéndose en su principio base.

Interpretación correcta
 
El resultado de un partido y el éxito de los jueces dependerá entonces de la correcta interpretación e implementación de la ventaja, porque así les será posible demostrar a todos su amplio conocimiento de las reglas; en caso contrario sus actuaciones yacerán controvertidas en el concepto de unos y otros; por consiguiente, lo importante de todo esto es saber, conocer y aplicar la esencia de la ventaja ¿No lo cree?
Noticia escrita por José Borda en:http://www.revistaarbitros.com/


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.