Educación para la ciudadanía

“¿Por qué no me amonestaron ni una sola vez en toda mi carrera? Tal vez fue debido a todas aquellas tardes leyendo “You are the Ref” cuando era un crío…”, Gary Lineker.
Si pasásemos la mayor parte de partidos de la liga española por un imaginario medidor de antideportividad, el reciente Sporting de Gijón-Real Madrid sin ir más lejos nos serviría, no le daríamos a la aguja del cachivache ni un maldito momento de respiro. Uno no se extraña de nada porque si algo somos en España es brutitos devotos y si algo le gusta al español es ganar a base de astucias en el sentido más oscuro del término. Prácticamente en cada jornada vemos codazos alevosos (la artimaña de moda de unos años a esta parte) zancadillas arteras, intolerables actitudes de según que futbolistas para con el árbitro y sus rivales, saltos a la piscina que harían trempar al jurado más experto en las artes natatorias, periódicos que acosan a los árbitros, parroquianos con un talento especial para el agravio, entrenadores que hacen de la marrullería más obscena una marca de fábrica… En resumen, una retahíla apestosa de ataques a los principios básicos de convivencia que deberían regir cualquier deporte. Y el caso es que reflexionando sobre esta sartenada de malas artes pienso, ¡Qué bien le vendría al fútbol español un “You are the Ref“!
¿Pero qué es “You are the Ref”? Dibujada por el pincel maestro de Paul Trevillion y escrita por los principales árbitros ingleses, “You are the Ref” es una tira deportiva que lleva entreteniendo y educando al hincha británico desde su debut en 1957. En cada entrega, actualmente las publica el Guardian y se han convertido en objeto de culto, se plantean una serie de dilemas arbitrales (situaciones inverosímiles del juego y alguna incluso tirando al hardcore) que colocan al espectador exactamente en la embarazosa posición del trencilla. Evidentemente las tiras no incorporan un pequeño altavoz que escupa alusiones cariñosas a tu familia o puntualizaciones sobre la graduación de tus gafas pero te ponen justo cara a cara con la duda. Y educan, vaya si lo hacen. Uno que es lector del asunto desde que el Guardian comenzó a colgarlas en su versión digital e incluso se ha comprado varios volúmenes que recopilan la obra de Trevillion les jura, sobre el silbato de Collina, que ha aprendido a mirar a los árbitros con otros ojos.
Volviendo al principio del artículo, si fuese directivo de cualquier club español y quisiera gastarme el dinero en algo honesto no dudaría en destinar parte del presupuesto a encargar un “You are the Ref” patrio a cualquier buen dibujante. Al principio de cada temporada colocaría un montoncito en cada vestuario, en cada despacho, y lo incluiría como lectura obligada para todos los futbolistas y empleados que estuviesen bajo el paraguas de mi club. Por narices. Si alguno recuerdan como aquellas insoportables lecturas que nos obligaban a llevar bajo el brazo en el colegio le ayudó a interesarse por la cultura comprenderá lo que digo.
Noticia:http://www.diariosdefutbol.com/

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.