El delegado provincial de Segovia deja el cargo en el arranque de temporada

Julio Isabel, delegado de fútbol de Segovia, anunció ayer su dimisión en una reunión que mantuvo con la junta directiva y con el presidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol, Marcelino Maté Martínez, en la Delegación Provincial.
«He estado agobiado porque la salud no me permitía cumplir con mis funciones. Llevo dos años con enfermedades continuas que se complicaron». Con estas palabras se despidió Julio Isabel, tras haber cumplido 25 años en el cargo.
Con la voz entrecortada y un sentimiento de pesar que se olía a la legua, el delegado provincial de Fútbol comentó, al término de la reunión, que «todavía estoy ahogado por mi reciente dimisión. Lo siento, de verdad. No es para mí una satisfacción el irme».
Además, quiso agradecer el buen trato que ha recibido siempre en el mundo que se ha movido. «Doy las gracias a la junta directiva por aceptar mi decisión y, sobre todo, a los clubes de fútbol y fútbol sala que me han dado más amigos que otra cosa. Me llevo muchos amigos de este deporte», añadió. También anunció que «en fechas próximas me despediré de clubes, árbitros y entrenadores». Y entre tanta oscuridad, una luz. «Pero no me despido del todo, porque sigo perteneciendo a la Asamblea Regional de Clubes y sigo siendo vocal de la Mutualidad de Clubes de Segovia y hasta el 2012 seguiré ahí», explicó con una pizca de esperanza.
Sobre la persona que le sustituirá como delegado provincial, apuntó que «se baraja un candidato que yo creo que es más que excelente porque, posiblemente, es una de las personas que más sabe sobre el fútbol de Segovia. Lo hemos elegido entre todos y la Delegación lo dará a conocer en fechas rápidas. Hasta entonces, hemos acordado la junta directiva, el presidente de la Federación de Fútbol de Castilla y León, los clubes y yo que, de momento, no diremos de quién se trata hasta su presentación oficial». Aunque triste, se marcha agradecido y sabiendo que deja a sus espaldas un buen trabajo hecho a lo largo de un cuarto de siglo. 
 

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.