Mejuto pitó el final entre amigos

Manuel Enrique Mejuto González llevaba 15 años saltando a los campos de juego de Primera División sin aspirar, como los jugadores, a un título; pero en la noche del pasado sábado le llegó el premio. El ex árbitro internacional pudo a duras penas contener la emoción ante el medio millar de amigos reunidos en La Felguera para rendirle homenaje. Ése era su triunfo, «la gran cantidad de amigos» que ha hecho en esta etapa en la elite del arbitraje español, según el ex colegiado. Porque a los 498 que se sentaron a la mesa en Langrehotel para reconocer su trayectoria hay que sumar muchos más que no pudieron estar pero que enviaron un telegrama o un obsequio.

Cerca de un centenar de regalos ocupaban el pequeño espacio que quedaba libre en el restaurante. Equipos de Primera División como Barcelona, Real Madrid, Valencia o Villareal se encontraban entre los remitentes. Mejuto recibió también la insignia de oro del comité nacional de árbitros de manos de su presidente, Victoriano Sánchez Arminio, y la de la peña de colegiados del valle del Nalón y un obsequio de la Liga de Fútbol Profesional, representada por Antonio Jesús López Nieto. Además, el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, anunció que propondrá al consejo de gobierno la concesión de la medalla de Asturias que, apuntó, «lo reconocerá como profeta en su tierra».

Y entre los mensajes, uno transmitido desde Sudáfrica, donde en cuatro días comenzará el Mundial de fútbol. El árbitro navarro Alberto Undiano Mallenco, y sus asistentes, Fermín Martínez y Juan Carlos Yuste, se sumaron de esta forma al reconocimiento al que no han podido asistir al encontrarse ya en el país africano. Para el árbitro langreano que batió el récord de encuentros pitados en Primera División e internacionales, ver el salón donde se celebró el homenaje lleno le supuso «un momento muy emotivo» que sigue a los vividos en San Mamés en el último choque liguero y en el Camp Nou en la final de la Copa del Rey con la que se despidió.

Congregó a una amplia representación del mundo del fútbol (equipos y árbitros en activo y retirados) y de políticos, pero también de amigos y de aquellos con los que Mejuto colaboró para dirigir encuentros en diversos concejos o para ofrecer charlas. Todos los que tomaron la palabra destacaron la calidad humana del ex colegiado langreano a la vez que su trayectoria profesional. Sánchez Arminio le agradeció «su esfuerzo e ilusión». «El comité técnico de árbitros está orgullosísimo de tu carrera», aseguró. Sánchez Arminio, que representó también a la federación española de fútbol, recordó que lo conoció en 1990 en San Sebastián. «Dije "a este chaval hay que seguirle"», señaló. «El listón lo has puesto muy alto», subrayó. Álvarez Areces resaltó que Mejuto «pasa a la historia del arbitraje español y del deporte asturiano». «Es una persona muy querida, sencilla, modesta, que ha hecho actos de generosidad extrema» y que «llena de legítimo orgullo a todo el mundo deportivo», indicó. La alcaldesa de Langreo, Esther Díaz, agradeció al ex colegiado su solidaridad. Al homenaje asistieron representantes de varios equipos de Primera División, entre ellos Carlos Megía Dávila (Real Madrid) y los presidentes del Sporting y Oviedo, Manuel Vega-Arango y Dámaso Bances, y entre los colegiados, César Muñiz, Pérez Lasa, Clos Gómez, Velasco Carballo y Fernando Teixeira.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.