La lección del árbitro

¿Se imaginan al público en pie en un estadio aplaudiendo entusiasta al árbitro? Suena a ciencia ficción. Sin embargo, a los hinchas no les faltarían motivos para hacerlo. Todos sabemos que la camiseta a negra es un blanco fácil. De una manera o de otra, siempre es culpa suya. "Su trabajo consiste en hacerse odiar", escribe Eduardo Galeano en su libro El fútbol a sol y sombra (Ed. Siglo XXI). Las críticas a menudo tienen parte de razón…, pero, antes de gritar al cielo el nombre del colegiado, los aficionados deberían valorar su actuación con más prudencia...

En efecto, se sorprenderían si supieran las cualidades que se precisan para llegar a ser un colegiado de Primera. Los árbitros tienen que alcanzar una excelencia física y psicológica que ya le gustaría tener a la mayoría. Si no todos pueden llegar a ser estrellas de fútbol, tampoco arbitrar un encuentro en Champions está al aclance de cualquiera. ¿Por qué se celebra un gol y no una gran actuación...
Más Información:
http://www.lavanguardia.es/free/edicionimpresa/res/20100130/53879742462.html?urlback=http://www.lavanguardia.es/premium/edicionimpresa/20100130/53879742462.html

1 comentario:

Con la tecnología de Blogger.