La charla técnica

Una de las formas de acertar en el trabajo arbitral en un partido de fútbol es poniéndose de acuerdo en la forma de trabajar con sus compañeros y la mejor manera de hacerlo es planificando sus funciones previamente, esta táctica que no es nueva, la mayoría de veces es ignorada por árbitros, asistentes y cuartos árbitros por múltiples motivos entre los que se encuentran, la falta de tiempo o la familiaridad de los integrantes del cuarteto, no obstante, una buena charla técnica, asegura un buen desempeño del equipo arbitral. 
Lugar adecuado
Buscar un lugar libre de interrupciones y el momento adecuado para realizar la charla técnica es lo más conveniente, algunos árbitros la hacen en el hotel y los otros buscan el mejor espacio en el camerino. Lo primero es brindar confianza a los compañeros; seguidamente coordinar la indicación del lado a que corresponde un saque de banda, saque de meta o esquina y la forma de ordenar cuando alguno de los integrantes de la terna tiene duda; también se debe advertir la necesidad de que se sancionen sólo aquellas faltas de trascendencia y aquellas que no vea el central dando continuidad, pero sin comprometer el control del juego.
Coordinación del trabajo
El segundo punto a incluir es en caso de penales claros, categóricos o groseros que no pueden dejarse pasar sin sanción, del mismo modo incluir lo que se debe hacer en caso de faltas sobre la línea o un poco dentro del área penal y la señalización conveniente a realizar por parte del asistente; la importancia de respetar las áreas de responsabilidad es otro aspecto fundamental; también lo relativo con los contragolpes e infracciones al lado contrario del auxiliar y sobre jugadas de apreciación como las manos. Durante la ejecución del tiro penal, reafirmar qué procedimiento se debe seguir ante el adelantamiento del portero y otras sanciones.
Fuera del campo visual
Adicionalmente, se debe concertar un tercer punto, el cómo notificar sobre los hechos graves, por ejemplo, si la acción llegase a ocurrir fuera del campo visual del árbitro; incluso si sucede en el sector opuesto del campo de juego; el asistente deberá tomar en consideración el o los protagonistas y las circunstancias, es decir, si el balón estaba o no en juego, lo cual es esencial para determinar la sanción y la manera de reanudación del juego, como en los casos de agresores, concreción de goles en forma ilícita, entre otros. El control del tiempo de juego también es importante, en este aspecto se debe aclarar la forma de señalización de los minutos adicionados.
En el fuera de juego
El cómo proceder en los casos de rebote y rechazo para la correcta sanción del fuera de juego es el cuarto punto a tener en cuenta, en este mismo ítem se debe resaltar la importancia de que el asistente haga la pausa antes de levantar la bandera y el cabeceo del árbitro dos o más veces para observar y castigar acordemente al jugador que infringe la ley XI; también lo que debe hacer el auxiliar en caso de que el central le ordene bajar la bandera y la importancia de trabajar con el penúltimo jugador en todo momento, por último, esclarecer de forma clara en qué situaciones se deberá delegar y a quien le corresponderá indicar la infracción de interferir a un adversario.
Otros puntos importantes
La información sobre situaciones críticas, como el ser “rodeado”; tumultos de jugadores; intentos de agresión; suspensión temporal del juego por factores externos y la forma de actuar y el procedimiento a seguir ante estos. La advertencia para la sustitución y el momento oportuno para su realización; la importancia de mantener en todo momento un buen contacto visual; el tiempo para adicionar según las condiciones del partido; el encargado de revisar la indumentaria y la numeración de los jugadores no se pueden quedar sin incluir, si olvida abarcar algunos de estos puntos en su próxima charla técnica y tenga algún tipo de contratiempo no diga que no le recordamos.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.